No es una amenaza, más bien una realidad: Disney está teniendo un éxito sin precedentes dentro de su listado de producciones cinematográficas tan sólo en la primera mitad del año.

Y esto no lo decimos nosotros, lo dicen los números, ya que cinco de las seis películas más taquilleras del 2019 fueron distribuidas por Walt Disney Pictures.

Ahora bien, ¿qué debería poner nervioso a Netflix? Precisamente esto. Recordemos que en noviembre llega Disney Plus, el servicio por streaming de esta productora, la cual costará apenas 7 dólares al mes, 2 dólares menos que Netflix, la cual ronda los 9 por la mensualidad.

 

 

Vamos a redondear este asunto. La taquilla es el verdadero asunto complejo que podría atraer a las audiencias para mirar más la novedosa plataforma. Si a esto le sumamos el poder adquisitivo que tiene Disney, lo vuelve un arma letal, sobre todo por tener los derechos de las películas más taquilleras de este año.

Franquicias como Marvel o Pixar pueden ser piezas clave para que los rojos sean, si no olvidados, sí superados en visitas y suscriptores. Lo que sí es seguro será el agarrón que se prevé para finales de año, pues el estreno en cines de Frozen 2 podría cambiar la balanza e inclinarla del lado del ratón.

 

 

Siendo más claros, Disney tiene la mesa puesta para ganar por lo menos el primer round que durará hasta el próximo año, esto luego de que Netflix perdiera fuerzas al dejar salir series emblemáticas como Friends.

Si bien es cierto que Netflix ha apostado por hacer una mayor inversión a sus series originales y contenidos exclusivos, esto generó una deuda, reflejada también en la caída de sus suscriptores.

Repetimos, Disney Plus tiene la mesa servida. Y como dirían las cholas del valle de Chalco: la taquilla los respalda.

Foto: Captura de pantalla de YouTube