En verano, con altas temperaturas y el comienzo de las lluvias aflora la vida silvestre, esto causa que haya infinidad de insectos.

El verano es la estación favorita de muchas personas. Es sinónimo de buen tiempo, vacaciones, ocio, tiempo libre, playa, deporte al aire libre, entretenimiento y disfrute; sin embargo, no estamos exentos de algunos aspectos negativos, entre ellos está la picadura de algunos insectos.

Trucos caseros para tratar y prevenir las picaduras de insectos.

1.-Aceite esencial de menta:

No solo tiene un olor agradable, sino que ayuda a prevenir las picaduras, aplícalo sobre la piel.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Aceite de menta, el más refrescante de todos los aceites Es el aceite más astringente y refrescante, por lo que es ideal para controlar la producción de grasa. Se puede usar tanto en pieles secas como grasas, pues como decíamos es el más refrescante de todos los aceites. Muy aromático, se puede usar en casos de dolores de cabeza, musculares, trastornos articulares, comezón, erupciones alérgicas... además de como antiséptico en los casos de pequeñas infecciones cutáneas. Se debe tener precaución si lo usamos como aceite esencial, pues hay que poner unas pocas gotas, ya que puede irritar algo la piel. Siempre hay que acompañarlo de aceite de almendras dulces u otra base. Es altamente activador de la musculatura y estimulante, por lo que se suele añadir en aceites que se aplican por la mañana y cuando se va a hacer ejercicio. #mentaoil #aceitedementa #tips #yudelkastore

Una publicación compartida de YudelkaStoreMakeup&more (@yudelkastoremakeupmore) el

2.- Aceite esencial de lavanda:

Ayuda a bajar la inflamación y relaja la zona afectada.

3.-Cascara de plátano:

La función de la cascara es hidratar la piel y neutralizar el picor, mientras que los azucares alivian el enrojecimiento de la piel.

Foto captura de pantalla YouTube