Dos de cada tres poblanos carecen de los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas de alimentación y no alimentarias, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Esta situación se asocia a un pobre crecimiento económico, ya que Puebla tuvo la sexta tasa más baja de 2012 a 2016, después de la que reportaron Tabasco, Chiapas, Coahuila, Tamaulipas, Morelos y Veracruz, según el “Diagnóstico de la Productividad en México 2018”.

Incluso el estado de Oaxaca, que tiene un nivel de pobreza más alto que Puebla, registró un mejor desempeño económico, de acuerdo con el informe.

El Coneval señala que la situación en la que se encuentra el estado tiene su origen, entre otros factores, en las desfavorables condiciones laborales de sus empleados y provocan que no les alcance para adquirir sus principales alimentos.

Por debajo de la línea de bienestar

Según el organismo, la “línea de bienestar” se define como los ingresos con los que una persona cuenta para adquirir los alimentos de la canasta básica (los principales para alimentarse adecuadamente).

Las cifras presentadas indican que hasta 2016 los ingresos del 65.6 por ciento de los poblanos eran inferiores a ese indicador, lo que representa una proporción de dos de cada tres ciudadanos.

Debe mencionarse que la cifra es menor que la reportada en 2014, cuando se ubicó en 69.7 por ciento.

El estado con el porcentaje más alto es Chiapas, ya que alcanzó un 79.8 por ciento de su población en esa condición, mientras que Nuevo León fue el que reportó el indicador más bajo, que se ubicó en 19.6 por ciento.

Escaso crecimiento

Por otra parte, entre 2012 y 2016 Puebla tuvo una tasa de crecimiento de 0.54 por ciento, mientras que la de Oaxaca fue de 1.11 por ciento. Esto ocurre pese a que el primer estado ocupa la quinta posición en el país con el mayor número de personas en situación de pobreza.

La entidad poblana apenas superó a Coahuila (0.34), Veracruz (0.23), Tamaulipas (0.03), Chiapas (-0.91) y Tabasco (-2.82).

En cambio, Aguascalientes, Querétaro e Hidalgo tuvieron las tasas más altas, pues alcanzaron un 5.20, 3.36, 3.04, respectivamente.

En su reporte, el Coneval indicó que aunque Puebla es una de las entidades del país con los indicadores más bajos de desocupación laboral, incluso por debajo del cinco por ciento hasta el primer trimestre de 2017, las condiciones de sus empleados son preocupantes.

El 58.4 por ciento de los trabajadores no cuentan con prestaciones, lo que disminuye sus ingresos, al no tener beneficios como fondos de ahorroatención médica o ayudas para adquirir alimentos.

Foto / e-consulta