Abril ha sido un mes de difícil para Ana Dixon, la directora de Vía Pública, del gobierno municipal de Puebla.

Se ha echado en contra nada menos que a Antorcha Campesina por los operativos de limpia de comercio ambulante emprendidos en diferentes zonas de la capital.

Apenas este miércoles 25 de abril, los antorchistas se manifestaron en contra de la funcionaria a la que acusan de emprender acciones de violencia contra los comerciantes informales

Una semana antes, las huestes de Dixon levantaron una veintena de casetas de venta de comida,  instaladas en Agua Santa. Eran casetas puestas allí desde hace más de medio año sobre la calle 119 Poniente, en el acceso a la unidad habitacional Agua Santa, junto a la plaza comercial Centro Sur.

Las críticas a Dixon y sus métodos ya se habían hecho notorias desde el 11 de abril cuando decenas de  antorchistas se plantaron frente a la sede de Gobernación municipal para exigir el cese de la funcionaria.

Aquél medio día, los comerciantes acusaron que Dixon persigue a comerciantes que solamente trabajan para llevar el sustento a sus familias.

El orador del mítin frente a la Segob municipal, cuyas puertas fueron cerradas,  arremetió también contra el gobierno de  la capital, del que dijo “es un gobierno del PAN, es un gobierno del dinero”, que sólo se interesa por acosar a comerciantes con un empeño que no pone para perseguir a la delincuencia.

Según el Diario Cambio, este viernes, Ana Dixon ha recibido el espaldarazo de su jefe inmediato, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segom), José Ventura Rodríguez Verdín quien sabe largo rato de esto de recibir acusaciones.

Rodríguez Verdín fue directo: Ana Dixon está "realizando bien su trabajo".

Así que, por ahora, sólo hay que esperar la respuesta del antorchismo.

[relativa1]

[relativa2]