Una trabajadora de una pizzería recibió una peculiar petición de una clienta: solicitó que escribiera una broma en la caja, pero la empleada uso un humor que al parecer rebasó los límites.

El local de pizzas de Virginia, Estados Unidos, recibió la petición del producto, el cual sería además para los hijos de 12 y 15 años de la clienta.

El pedido fue realizado online y se especificó que quería que en la caja de la pizza hubiera escrita una broma.

“¿Qué tienen en común un repartidor de pizza y un ginecólogo?”, escribió la empleada,  según informa el periódico de Washington WJLA, que además explicó que no repetía la respuesta del chiste por considerarla “demasiado vulgar”.

Para satisfacer la curiosidad de los usuarios de las redes sociales, un reportero compartió la imagen de la caja de la pizza en Twitter con respuesta incluida.

Ambos tienen que olerlo, pero ninguno de ellos se lo come”, se lee en la imagen.

La broma hizo enojar a la clienta, quien expresó que “Es una broma inapropiada. Hay un momento y un lugar para todo, pero no se encuentran en mi pizza”.

La empleada llamó para disculparse con la clienta para intentar que no la despidieran, pero la empresa prescindió de sus servicios.

Foto flickr.com

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]