Martes, 25 de Junio de 2019     |     Puebla.
Suscríbete




Sociedad

En la Sierra Negra rechazan consulta indígena promovida por SENER

Sociedad   /   
Kara Castillo  |
 Jueves, Julio 27, 2017

En asamblea general en Coyolapa, Zoquitlan, pobladores rechazan igualmente el Proyecto Hidroeléctrico Coyolapa Atzala y demandan notificar a Minera Autlán

La Secretaría de Energía (SENER) levantó el acta que oficializa que en Asamblea General de Coyolapa, en la Sierra Negra, pobladores emitieron su voto mayoritario para rechazar la Consulta Indígena y, con esto, el Proyecto Hidroeléctrico Coyolapa Atzala además de que  demandaron la inmediata notificación a la Minera Autlán

Comunidades de la Resistencia Indígena, el Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ) y la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán difundieron que el lunes 24 de julio quedó asentado y certificado que la población se niega a la consulta relativa al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por no celebrarse de manera previa a los proyectos e informada sino para avalar  proyectos de la SENER.

En un comunicado informaron que la Asamblea General llevada a cabo en la Inspectoría Auxiliar de Coyolapa, Zoquitlan, Sierra Negra de Puebla, a un año de resistencia y lucha de los pueblos indígenas por la defensa del río y de la madre tierra, reiteró su negativa al proyecto hidroeléctrico.

Pobladores denunciaron que los funcionarios de la SENER actuaron a favor de la empresa y sus simpatizantes “todos ellos familiares y seguidores del presidente municipal de Zoquitlan, Fermín González León”.

“Estos funcionarios, lejos de actuar de manera apegada a derecho, lo hacían en su papel de promotores y defensores de la empresa minera. Lo mismo ocurrió con el impuesto inspector auxiliar de dicha comunidad, el  Sr Isaías Montalvo Adán”, relataron a este diario voceros de las organizaciones.

Precisaron que los funcionarios de la SENER luego de la asamblea que expresó su negativa, sin avisar de manera formal, se trasladaron ese mismo día  a Pozotitla, comunidad  clave para la realización de este proyecto pero lugar de resistencia indígena.

Pese a que se hicieron acompañar por golpeadores de la empresa y seguidores y familiares del alcalde de Zoquitlan, habitantes de Pozotitla que se oponen a la destrucción de los ríos Coyolapa, Huitzilac y el Tonto, se negaron también a la imposición de la consulta.

“En todo momento, los partidarios de la empresa, hostigaron y agredieron físicamente a los habitantes en resistencia y aunque funcionarios de la SENER fueron testigos, no detuvieron la violencia”, declararon.

En su posicionamiento, hicieron  responsable al secretario de Energía y a Rodolfo Ruiz, encargado de la realización de la consulta, como funcionario de SENER; a Fermín González León y  a sus seguidores, de cualquier acto de violencia, represalia o de cualquier hecho sangriento que pueda ocurrir  en la zona del conflicto en el futuro.

“A un año de lucha, podemos decir que hemos derrotado a Minera Autlan y que por lo tanto el Proyecto Hidroeléctrico Coyolapa Atzala está muerto, está derrotado y es ilegal la insistencia en imponerlo”, declaran.

“Le  decimos a la SENER, a Minera Autlan y a Fermín González León, que ni comprando autoridades y voluntades, han podido ni podrán detener a la resistencia indígena”, dijo Omar Esparza, líder del MAIZ.

En 2016, de manera ilegal e irregular, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aprobó el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) a la empresa Minera Autlan por medio de sus filiales y empresas outsourcing, para que pueda construir el Proyecto Hidroeléctrico Coyolapa Atzala.

Las organizaciones aseguran que los funcionarios de la SENER en complicidad con la Minera han realizado asambleas de manera exprés en comunidades donde dejan fuera a inconformes.

“Dejan fuera la resistencia que se opone a este proyecto hidroeléctrico, sabiendo que este proyecto quedó condicionado si no se definía  la realización de la consulta entre las comunidades afectadas de manera directa e indirecta”, sostuvo Esparza.

La consulta que se pretende realizar en la Sierra Negra  debía haberse llevado a cabo hace más de cuatro años, de acuerdo a lo establecido en el propio Convenio 169 de la OIT que afirma que la consulta debe ser informada y previa a los proyectos que pretendan realizarse en territorio indígena.

Desde que inició ese proyecto en las comunidades del sur del estado, en todo momento se ha omitido consultar a los pueblos nahuas afectados sobre las intenciones de Minera Autlan.

“Estas actitudes racistas y discriminatorias de las instituciones y la clase política de este país, que piensa que pueden decidir sobre lo que nos pertenece, lo único que han provocado es que seamos más los que nos organizamos en la resistencia indígena”, señalan

Afirman que “el país que está al borde de una tragedia nacional disfrazada de democracia y se militariza cada día y  no es más que señal del fracaso neoliberal. A un año de movilizaciones y acciones de resistencia  para denunciar estas violaciones a los derechos colectivos de los pueblos indígenas afectados, este movimiento de resistencia indígena celebra las acciones que han logrado detener y vencer este proyecto hidroeléctrico”, sostienen las organizaciones.

 

   


Visitas:


Encuesta