La piña fue una de las razones por las que Luis Daniel abandonó la cocina de MasterChef Junior, ya que no sólo se le criticó que le pusiera fruta a la pasta, sino que además uso una enlatada.

Fue un capítulo en donde el nivel de exigencia para los menores aumentó y seguirá así, ya que cada vez los retos se van haciendo más difíciles rumbo a la final.

Tras la pasta, Rebekah, Emiliano, Luis Daniel y Diego fueron quienes estuvieron en riesgo de ser eliminados: tuvieron que hacer un postre.

“La piña es un desacierto y es aún más desacierto sacarla de una lata”, fueron las palabras del chef Herrera, mientras que el chef Benito no probó el platillo.

Rebekah y Diego fueron quienes recibieron las mejores críticas y fueron los primeros en subir al balcón gracias a los buenos postres que realizaron.

Al oír su nombre, Luis Daniel rompió en llanto. Al despedirse de sus compañeros les dijo “les deseo lo mejor, están invitados a mi casa. Mi casa es su casa en Hermosillo”, además de que les prometió una taquiza con tortillas de harina.

Ahora los pequeños viajarán a Londres, lugar en donde ahora tendrán que cocinar y dar un paso más rumbo a la final.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]