El sonido de una pareja teniendo relaciones sexuales alteró la realización de un partido de tenis en el Sarasota Open.

Los asistentes al juego escucharon “los gemidos” de una persona mientras sostenía relaciones sexuales, lo que hizo que los jugadores Frances Tiafoe y Mitchell Krueger quedaran sorprendidos.

Pero no sólo los dos jugadores se vieron sorprendidos, sino que el público y hasta el comentarista no sabían que ocurría.

Uno de los tenistas arrojó una pelota en el sentido en que provenían los sonidos, mientras que el otro gritó: “No puede ser tan bueno”.

Según medios de comunicación, los sonidos provenían desde un departamento ubicado a un costado del complejo tenístico en donde se desarrollaba el juego.

Al final, Tiafoe terminó ganando el partido 6-3 y 6-2 a Krueger, por alguien tenía la duda.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]