La quinceañera Rubí García se quedó sin templo para la celebración de su misa de XV Años, pues el dueño de la hacienda en donde se encuentra ubicado, le revocó el permiso.

La cancelación de la misa movilizó a las autoridades del municipio de Villa de Guadalupe y a los encargados del operativo de seguridad de los tres niveles de gobierno, para buscar la manera de celebrar la misa en otro templo o en un espacio al aire libre.

El padre de la quinceañera, Crescencio Ibarra, confirmó que el dueño de la Hacienda Solís, de la comunidad Zaragoza de Solís del municipio de Villa de Guadalupe, revocó el permiso para la utilización de la capilla.

En una entrevista con Despierta América lamentó la decisión del dueño de la hacienda y aseguró que ahora buscarán otro templo.

“No se me hace justo que a unos días apenas vengan a decirme. Ya teníamos todo planeado ahí, con seguridad, con todo, cómo iba a ser, ¿cómo íbamos a entrar? ¿quién iba a entrar? ¿quién no?”, dijo.

Las autoridades de Villa de Guadalupe plantearon la posibilidad de que la misa se celebre al aire libre, pero les hace falta la autorización del cura Felipe Martínez.

La familia Ibarra se ha tenido que enfrentar a varios obstáculos para la celebración de los XV Años de Rubí y han tenido que cambiar las sedes del baile, la comida, la carrera de caballos y ahora la misa.