“En coma severo”, ese fue el diagnóstico de la  Antigua Garita de Amatlán, inmueble conocido como  la primera construcción de su tipo en 1790, protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH),institución que ha permitido su agonía.

Esta mirada crítica arquitectónica en la ciudad de Puebla es parte de la exposición Words in place cuyos autores señalan las fallas culturales, éticas, estructurales, y o sociales que observan en los edificios de la ciudad de Puebla.

A Iván Rojas, estudiante de arquitectura en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, se le ocurrió comparar la situación del inmueble histórico y único en su clase, con la de un ser humano enfermo, dado su actual estado.

Esta casa de la Antigua Garita de Amatlán, ubicada en la avenida 11 sur 3504, frente al Panteón Municipal de Puebla, es considerada como patrimonio histórico de la ciudad. En la segunda mitad del siglo XIX esa construcción marcaba el límite de la ciudad de Puebla y recibía a visitantes a los que hospedaba; era una de las 3 garitas de Puebla, entonces considerado lugar de tránsito.

Rojas, conmovido por el actual estado de la construcción, reveló en un dictamen clínico que hizo colgar a gran escala documentando el caso:  “En 1790 nace una casa, arquitectura primogénita de la zona, midiendo 470 metros cuadrados.

“En 1880 la casa es amputada a causa de la urbanización perdiendo 213 metros cuadrados de su cuerpo y dignidad.

“El 29 de enero de 2009, la irresponsabilidad de un conductor derribó su piel dejándola desprotegida. En 2014 la ignorancia de un hombre manchó la imagen de su cuerpo y en 2015 la libertad de expresión tatuó su piel. El cuerpo permanece en estado inerme ante la dolencia de la gente. Diagnóstico: Coma Severe.”

En entrevista para este medio, Iván relató la idea surgió cuando supo que el inmueble no estaba abandonado y aún estaba en uso.

“No podríamos decir que la casa estaba muerta. El dueño de la construcción histórica aún habita en ella aunque se encuentra destruida. Supe entonces que el edificio estaba entre la vida y la muerte, por su estado y por su ubicación, entre calles vitales pero frente a un cementerio. Los edificios también son seres vivos”, explicó.

Words in place es una muestra que reúne 6 proyectos de crítica e intervención de estudiantes de la Carrera de Arquitectura del ITESM, resultado de la materia en “Análisis crítico de la arquitectura y su contexto”, a cargo de la doctora Angeliki Sioli, profesora extranjera visitante. La muestra se presenta en el Museo del Tec de Monterrey, campus Puebla.