Marco Antonio Estrada López, ex director de la Policía Estatal, quien el año pasado fue detenido por brindar protección a una banda de ladrones de hidrocarburo, logró que el Poder Judicial Federal le concediera un amparo para dejar sin efecto el auto de formal prisión que se le dictó en su contra por el delito de robo de vehículo.

El 28 de octubre de 2015, el juez penal de Tepeaca le dictó el auto de formal prisión, por lo que Estrada López se inconformó y promovió un amparo que le fue otorgado por el Juez Quinto de Distrito en Materia Penal.

En su resolución, el juez federal ordena a su homólogo local que “deje insubsistente el auto de formal prisión dictado el 28/10/2015 y dicte otro siguiendo los lineamientos de esta sentencia”.

El 14 de julio, el ex jefe policiaco fue detenido por el Ejército Mexicano en el municipio de Tepeaca, junto con el ex jefe del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), Tomás Mendoza Lozano, por nexos con ladrones de hidrocarburo.

Posteriormente, el 18 de julio, la Fiscalía General del Estado, antes Procuraduría General de Justicia, informó que el ex funcionario también era investigado por su presunta participación en el desmantelamiento de una pipa con reporte de robo en Xalapa, Veracruz, y cuyo motor fue montado en un vehículo oficial tipo grúa, en instalaciones de la Policía Estatal.