Marco Antonio Estrada López, ex director de la Policía Estatal y Tomás Méndez Lozano, ex jefe del extinto Grupo de Operaciones Especiales (GOES), en la misma corporación, quedaron vinculados a proceso este martes tras una audiencia que inició a las 9 de la mañana y que culminó poco antes de las 18 horas, debido a una serie de recesos que solicitaron los abogados defensores.

Los dos ex servidores públicos enfrentarán su proceso por robo de hidrocarburo, desde el penal de San Miguel, y están a disposición del Juzgado Sexto de Distrito, luego de que el ministerio público de la Federación los consignara la semana pasada.

Dicha audiencia se tenía programada para el lunes a las 9 horas, sin embargo a solicitud de los abogados que los representan, dicha audiencia se difirió para el martes y tras varias horas, la resolución del juez fue la ya mencionada.

Durante todo ese tiempo, los abogados de Estrada López y Méndez Lozano presentaron pruebas a favor de sus clientes, pero con ninguna lograron refutar las presentadas por la fiscalía federal.

Tanto el ex director de la Policía Estatal en Puebla, como su subordinado, fueron detenidos por el Ejército Mexicano la madrugada del martes de la semana pasada, por vínculos con una banda dedicada al robo de combustible mediante ordeña en ductos de Pemex.

Conforme avanzaron las investigaciones, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado dio a conocer que ambos habían quedado separados de sus cargos, trascendió que además de darles protección a los integrantes de dicha banda, utilizaban los vehículos oficiales para escoltar camionetas que transportaban contenedores con hidrocarburo robado; ese día se aseguraron 31 unidades en San Felipe Tenextepec.

Por si fuera poco, el fin de semana la Procuraduría General de Justicia dio a conocer que en el fuero común, también se le sigue una investigación a Marco Antonio Estrada López, a través de la Dirección General de Atención a Delitos Cometidos por Servidores Públicos, porque se le acusa de haber participado en el desmantelamiento de una pipa que contaba con reporte de robo en Veracruz.

Se tiene previsto que en el transcurso del miércoles, el Juzgado Sexto de Distrito determine si otorga o no la medida de arraigo domiciliar que ha solicitado la defensa de ambos inculpados. Además, el plazo para fin del proceso vence el 21 de septiembre.