Gobierno

Justicia para su hijo y cárcel para sus asesinos, pide Elia Tamayo

Justicia para su hijo y cárcel para sus asesinos, pide Elia Tamayo
Por Samantha Páez | Jueves, Julio 9, 2015 |
La madre de José Luis recordó este jueves el primer año del ataque a Chalchihuapan y encabezó una marcha en la autopista a Atlixco

"Este día, a esta hora, el gobernador y Facundo Rosas Rosas le quitaron la vida a un niño inocente", recordó en una ceremonia Elia Tamayo Montes, madre del niño de 13 años que falleció por el desalojo de manifestantes de Chalchihuapan el 9 de julio del año pasado.

Elia aún tiene fuerzas para pedir justicia, para pedir que se encarcele a los responsables de la muerte de su hijo José Luis Alberto Tlehuatlie Tamayo, después de caminar por lo menos ocho kilómetros: dos kilómetros sobre la autopista Puebla-Atlixco y seis más de la caseta de la vía Atlixcáyotl al Centro Integral de Servicios (CIS) de Angelópolis.

Eran poco más de las dos de la tarde y mientras Elia recordó el momento exacto en que una lata de gas lacrimógeno perforó el cráneo de su hijo, una corona de flores blancas descansaba en el asta bandera del CIS. Arriba de la señora y de decenas de acompañantes la bandera mexicana se agitaba con el viento de la tarde.

"Te pedimos que nos ayudes a perdonar"

Nota relacionada:
Exigen juicio político contra RMV a un año de Chalchihuapan
Exigen juicio político contra RMV a un año de Chalchihuapan

Poco antes de las diez de la mañana el pueblo de San Bernardino Chalchihuapan lucía tranquilo, el frío y el viento se dejaban sentir. En la autopista Puebla-Atlixco, la misma en la que policías estatales dispararon gas pimienta y persiguieron a los pobladores, un contingente de vehículos esperaba este jueves.

Del otro lado del puente apareció una figura con una playera blanca y pantalones negros: Aracely Bautista Gutiérrez, madre del edil de Chalchihuapan, buscaba el sitio para edificar un monumento en honor de José Luis.

El sitio estaba arriba, por donde los autos cruzan el puente para llegar a la junta auxiliar. Poco a poco comenzaron a llegar los habitantes con flores y globos blancos en las manos.

Doña Elia iba adelante con sus cuatro hijas. Vestía un pantalón de mezclilla, una sudadera rosa y un rebozo morado con blanco con el que cubrió su cabeza. Llevaba en la mano dos cruces: una de palma y otra de carrizo. Sostenía también una imagen de la virgen de Guadalupe y un globo blanco.

Nota relacionada:
Cumplir recomendación por Chalchihuapan, exigen partidos
Cumplir recomendación por Chalchihuapan, exigen partidos

Junto a Elia una señora comenzó con el rezo por la paz y el descanso de José Luis Alberto.

- Tú que veniste al mundo para salvarnos, te pedimos que nos ayudes a perdonar, porque lo que nos hicieron nos hirió a todos.

Elia Tamayo en esos momentos guardó silencio, veía al piso y luego en algunas frases al cielo. En tanto que sus vecinos cantaban: "Que viva mi cristo, que viva mi rey".

Las oraciones también fueron dirigidas para Elia, para que la virgen y para que Dios le dieran fuerza. Una de sus hijas se recargó entonces en su hombro, otra más -la más grande- se aproximó a ella por detrás hasta quedar casi pegadas.

Para finalizar la señora que guío el rezo pidió que todos se tomaran de las manos, pobladores, activistas, figuras políticas y periodistas enlazados.

- Ya que nos proteges tanto como verdadera madre, haz que nos bendigan el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

Los pobladores dejaron las flores en el piso, al pie de la zanja de más de dos metros de profundidad donde año con año se edificará un ángel en honor a José Luis.

"Estamos aquí para luchar contra el olvido"

Después de la ceremonia religiosa, los pobladores y los integrantes de organizaciones civiles se colocaron a la mitad del puente. Allí se nombró el sitio como "Puente de la Victoria", porque esa vez los habitantes vencieron a los policías en defensa de su registro civil y de sus niños.

Ana Teresa Aranda Orozco, vocera del Frente Puebla Libre, tomó la palabra para decir que los eventos de este jueves son contra el olvido, para que el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y el secretario de Seguridad Pública Estatal (SSPE), Facundo Rosas Rosas, no olviden que por su orden murió un niño de 13 años.

Tampoco a los cinco pobladores que fueron heridos de gravedad y que de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) -en un comunicado emitido el miércoles- acusó que no se ha reparado el daño a las víctimas del desalojo policiaco. Así como que las disculpas públicas y las sanciones a funcionarios no fueron adecuadas.

Ana Tere agregó que cada año se harán eventos para que el desalojo violento de Chalchihuapan no se olvide y para que llegue finalmente la justicia a Elia Tamayo.

- Seremos la piedra en el zapato de Moreno Valle y Facundo Rosas.

Alan Jiménez, integrante de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), dijo que José Luis no debió morir y por eso buscarán que el tema continúe a nivel internacional.

Incluso el Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (Molacnats) buscó ayer al Papa Francisco para que conozca el caso de José Luis.

José Luis no murió, lo mataron

Narcisa Tamayo, hermana de Elia, habló en ese momento y sin contener el llanto dijo que José Luis no murió sino que lo mataron, que ese 9 de julio el gobierno les hizo mucho daño.

Doña Narcisa pidió que se castigue a los culpables de la muerte de su sobrino, porque los responsables están sueltos y tres pobladores -incluyendo al presidente auxiliar- están presos.

- Él sabe los que hizo (el gobernador), tarde que temprano se hará justicia.

A su lado Alejandra, madre de Elia y de Narcisa, se limpiaba las lágrimas con su rebozo lila con blanco. Elia abrazó a una de sus hijas mientras que el contingente comenzó a bajar el puente para marchar sobre la autopista.

"Chalchihuapan vive, la lucha sigue"

Pobladores de Chalchihuapan, acompañados por organizaciones como la 28 de Octubre, el Frente Puebla Libre y el Movimiento por la Alternativa Social (MAS), así como gente de los pueblos de San Miguel Canoa y La Resurrección, marcharon poco más de kilómetro y medio sobre la autopista Puebla-Atlixco.

De allí abordaron camiones y automóviles particulares para avanzar hasta la caseta de la vía Atlixcáyotl, donde los dejaron pasar sin cobrarles.

El contingente marchó del puente que este jueves fue inaugurado por el mandatario poblano, el alcalde Antonio Gali Fayad y el secretario de Infraestructura, Luis Banck Serrato, hasta el CIS.

En las oficinas del gobierno estatal ya los esperaba otro contingente, que colocó mantas y pancartas contra Moreno Valle Rosas.

Alrededor de las dos de la tarde llegó la comitiva, gritando: "Chalchihuapan vive, la lucha sigue" se dirigió al asta bandera para colocar una corona de flores en honor al niño que murió el 19 de julio del año pasado.

Allí doña Elia rememoró el momento en que un cilindro metálico destrozó el cráneo de que su hijo, que murió diez días después de la agresión.

Los manifestantes luego se dirigieron al Parque de la Niñez Poblana, al lado del Hospital del Niño Poblano, donde personajes de traje y un ministerio público móvil aguardaban por la marcha.

En el parque se tenía pensado colocar una placa para renombrar el sitio como "José Luis Alberto Tlehuatle Tamayo", pero los pobladores y los activistas desistieron por la sospecha de que los acusaran por el delito de daño en propiedad ajena.

Por eso sólo se soltaron globos blancos y se rindió un minuto de aplausos a José Luis.

Al finalizar el evento, doña Elia agradeció a todas las personas por acompañarla y una sonrisa tímida se coló por su rostro por única vez en el día.

También puedes leer contenido acerca de...