La Universidad Iberoamericana detectó siete puntos en la ciudad de Puebla donde migrantes centroamericanos solicitan algunas monedas a la población con el objetivo de continuar su paso hacia los Estados Unidos.

Dentro de los puntos donde fueron ubicados migrantes se encuentran bulevar San Felipe, al final de la Recta a Cholula; el bulevar 15 de Mayo; zonas aledañas a la CAPU y San Manuel; así como la prolongación de la 11 Sur y Cúmulo de Virgo y sobre el puente de Prados Agua Azul en el cruce con la 11 Sur.

Irazú Gómez Vargas, responsable del Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana Puebla, comentó que la ciudad se está transformando  en un espacio donde pueden permanecer los migrantes por un tiempo para laborar o buscar recursos como ilegales y como un punto donde se puede lograr la reestructuración de su proyecto para cruzar la frontera.

Señaló que a los migrantes que se quedan por un tiempo, se les llama “Atorados”, ya que analizan si continúan su camino o se regresan a su país de origen.

“Los migrantes a su paso por los diferentes estados siguen siendo violentados por las autoridades y el crimen organizado. En Puebla podemos observar que el número de migrantes en situación de calle va en aumento y no existen políticas públicas para atender este problema”, apuntó.

Señaló que con la actual estrategia de la política migratoria del país, Puebla es uno de los estados “rompeolas” de la migración, dado que aquí llegan a permanecer personas que sobreviven de agresiones o a accidentes.