Opinión

Nuevas pretensiones, nuevos planes 2023-2024

Jueves, Enero 12, 2023
Leer más sobre José Guadalupe Sánchez Aviña
Todo cambio social, y en educación, por supuesto, requiere de un periodo de maduración
Doctor en Educación, Sistema Universitario Jesuita ademas de ser maestro en Investigación Educativa por la Ibero Puebla realizó su licenciatura en Sociología por la UNAM . Actualmente es Académico de Ibero Puebla
Nuevas pretensiones, nuevos planes 2023-2024

En boca de todos, la implementación de los nuevos planes de estudio desarrollados en el marco de la Nueva Escuela Mexicana, para el próximo ciclo escolar 2023-2024, de educación básica.

Mucho que decir, pero, más que aplaudir o repudiar, sobre la base del desconocimiento o la información superficial y sesgada, bien nos vendría intentar comprender de manera integral lo que representa, esta acción de gobierno. En nuestro caso, quisiera realizar un ejercicio simple, de aproximación, que consiste en identificar lo que considero ventajas (lo bueno), así como desventajas (lo malo) y aquello que nos deja espacio para seguir buscando (la duda).

Por un lado, reconozco el esfuerzo de intentar un giro en el paradigma educativo nacional, que además de pretender un nuevo modelo de formación ciudadana, reconoce e impulsa la actuación contextualizada de quienes viven las circunstancias de cada espacio educativo. Ya lo he mencionado, en otras entregas, difícil resulta oponerse a propuestas que pretenden la formación de personas capaces de tomar sus propias decisiones, que se aceptan como miembros de una comunidad, en condiciones particulares, que les da sentido y define.

De la misma forma, asumo, que todo cambio social, y en educación, por supuesto, requiere de un periodo de maduración, que exige claridad, convicción, constancia y paciencia. Los tiempos pueden ser largos, resulta imposible el pretender cambiar un paradigma prevaleciente, de un ciclo escolar al otro; sobre todo, si se monta sobre una estructura secretarial de cien años y con la participación de profesores que desarrollan su labor, en medio de las modas sexenales.

Más artículos del autor

Los tiempos a los que se hace referencia en el párrafo anterior, incluyen concepción, diseño, operación, seguimiento y evaluación; dada la dimensión de la pretensión, el trabajo con los profesores, tanto en la comprensión de lo propuesto y sus lineamientos, como en el conocimiento y dominio de las acciones que harán posible la implementación exitosa, es aspecto que debe atenderse de manera central, planeada y con los tiempos que sean necesarios. Justo aquí, encuentro una desventaja a lo visto hasta ahora; el dictado apresurado de lineamientos y la indicación de que se confía en su criterio para seleccionar lo que se habrá de hacer en sus aulas, así, sin referentes que permitan la mejora continua de su práctica, me resultan improcedentes.

Quiero manifestar, que las formas en las que se desarrolló esta etapa no dependen ni de profesores ni de otras figuras educativas, que, por mandato central, han tenido que asumir tareas y responsabilidades, para las cuales no fueron debidamente preparados. Contrario a juicios condenatorios, encontrados en las redes, tanto profesores como quienes fueron asignados a los talleres de preparación, viven la misma realidad: la responsabilidad es desde los niveles de decisión.

En cuanto a dudas, tengo varias; sin embargo, la básica consiste en preguntarme: ¿Hasta dónde, lo pretendido, surgió auténticamente del propio profesorado? Me parece fundamental, saberlo, pues considero que, si salió de ellos, hay buenos augurios, de lo contrario, es decir, surgido y apropiado por intelectuales centrales, no se pueden esperar buenos resultados.

No puedo cerrar, sin exponerme al pecado de la certeza, observemos, pues una vez más, los profesores de México, esos, de verdad, darán la cara por la educación, poniendo en acción la imaginación, capacidad y sensibilidad que les caracteriza, acompañarán a los estudiantes en su camino hacia el conocimiento y una vida mejor.

Mis deseos para que 2023 sea de salud y alegrías.

Vistas: 354

Loadind...