Opinión

Tienes permiso

Martes, Diciembre 27, 2022
Leer más sobre Rafael Gómez Olivier
Nadie está exento de la melancolía que llega cuando el silencio ocurre y es tiempo de juzgarse
Presidente y CEO Social Business, conferencista sobre emprendimiento. Cocreador del concepto IdeasParty.  Creador del concepto Mundo emprendedor: Congreso que llevó educación empresarial a más de 12 municipios en Puebla. Creador de Unfollow
Tienes permiso

Es un castigo al espíritu tener la oportunidad de invertir dinero, tiempo y acciones a tu vocación, pero no hacerlo por temor a que no sea realidad lo que imaginaste.

Proyectar las frustraciones en las fallas de un político, un artista o incluso alguien cercano es un grito de auxilio del alma diciendo que sin importar la condición económica, social o cultural al espíritu le está haciendo falta algo, y el hecho de que otros lo intenten arde en el ego de creer que pudimos haberlo hecho mejor, aunque lo único que pudimos haber hecho mejor es lo propio, y eso no siempre se intenta.

Es un secreto a voces que para quien lo decide le ha sido regalado lo que lo rodea, solo que no siempre reclamarlo nos parece sensato o buena idea, en lo personal para sentirme dueño de mí y lo que pienso creo por derecho que alguien me regaló el frío de donde crecí, las noches de la ciudad donde nací, la gente y calles de donde estudie, la historia, tragos y amores de los lugares que he pisado y nunca pensé, inclusive ahora escribiendo esto desde un barrio de Medellín siento que alguien me regaló sus tardes, su café, su acento, su belleza incluso lo peligroso y oculto en las pláticas de lo que un día fue su pedigree.

Tener el valor de reclamarlo como propio nos hace entender que somos capaces de ser desobedientes, rebeldes y libres, nos enseña por primera o enésima vez que las ideas propias también valen y también fallan, que en cierto momento de la vida llega el momento de crear vida, repetir lo que otros han hecho solo porque funciona también nos funcionara pero a la forma de ellos, el delirio de siempre aceptar la responsabilidad de crear lo propio no es cómodo ni tranquilizante, pero sí es sentir poesía en las horas y en los días, a veces no es que no se tenga de qué escribir o hablar, solo es que lo que se tiene ya no es inspirador o interesante para ti mismo, y es ahí cuando la existencia debe detenerse aunque sigamos respirando y replantearnos si las huellas de las que hablamos siguen significando algo, o ya solo nos hemos conformado con lo que podemos y tenemos pero que es lo mismo por lo que jamás peleamos.

Más artículos del autor

Darle una pausa a las palabras para dejar sonar los silencios es una línea en nuestros años que de vez en cuando debe ocurrir, porque cuando las construcciones de nuestro cerebro dejan de ser significantes es hora y tiempo de dejar al corazón que cambie nuestros planes guiado por la incertidumbre de su instinto que no escucha ni razona, solo late por ser instinto, pero ese instinto es lo que mantiene todo vivo.

Indagar si es irresponsable seguir los caminos del alma que a menudo no son los correctos para quien te ama no es tu tarea, tu tarea es confirmar si quienes dicen que te aman lo seguirían haciendo incluso si escuchas a tu alma.

La sabiduría no viene de quienes tienen muchos días sino de los que han vivido a su manera los que han tenido la inteligencia no viene de quien tiene muchos libros si no de quien los ha leído, el amor que conmueve no viene de quienes lo han buscado en todos lados, sino de quienes en todos lados han amado, la libertad es un espacio revolucionario muy reducido en el que caben pocos, pero casi nunca se alcanza a llenar.

La historia solo nos ha mostrado cómo las lepras del pasado han nacido y matado exactamente por los mismos errores humanos cometidos en las lepras del hoy, escuchar demasiado y repetir solo lo que te han enseñado sin enfrentarlo con lo que por cuenta propia se ha aprendido es entender la existencia a la mitad y querer presumir un punto de vista propio que alguien más ha creado.

Nadie está exento de la melancolía que llega cuando el silencio ocurre y es tiempo de juzgarse un poco, nadie está impedido de sentarse a miles de kilómetros con un café caliente y un agua con gas a festejar que las cosas no salen en absoluto tan perfectas como lo decía la teoría, como dicen que salen los que sin permiso, no se mueven.

@RafaGoli.

Vistas: 228

Loadind...