Opinión

Un aniversario más de los Derechos Humanos

Miércoles, Diciembre 14, 2022
Leer más sobre Gerardo Pérez Muñoz
En México continúan las heridas abiertas por abusos contra de los derechos y la falta de justicia
De formación filósofo, fundador del Partido Comunista Mexicano en Huauchinango. Ha trabajado en la Unidad de Culturas Populares Puebla por más de 30 años. Impulsor de la Asociación de Cronistas y Narradores de la Sierra Norte. Director fundador de Colibrí y Alebrije. Co-fundador de la Asamblea Social del Agua.
Un aniversario más de los Derechos Humanos

Mientras la pobreza, la injusticia y las grandes desigualdades persistan, ninguno puede descansar. Luchar contra la pobreza no es un asunto de caridad, sino de justicia.
Nelson Mandela

Ante la indiferencia general en nuestro estado, el pasado 10 de diciembre se conmemoró un aniversario más, el número 74, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y un día antes el 9 fue el Día Internacional contra la Corrupción. Dos problemáticas entrelazadas.

Fue un 10 de diciembre de 1948 que la Asamblea General de la ONU reunida en París, aprobó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ocho naciones se abstuvieron de votar, pero ninguna votó en contra.

La Declaración fue el resultado de la confrontación de dos maneras de ver el mundo y producto de sangrías y matanzas llevadas a cabo durante las Primera Guerra Mundial y sobre todo, en la segunda con sus atrocidades, hornos crematorios y limpias raciales. Una mujer jugó un papel central en la adopción de la Declaración: Eleanor Roosevelt.

Más artículos del autor

El mundo venía de haber vivido y padecido dos guerras mundiales y genocidios, tales como los llevados a cabo en Namibia, excolonia de Alemania (1904-1908) siendo este el primer genocidio del siglo XX. Se estima que en este genocidio perecieron hasta 65.000 integrantes del pueblo Herero y entre 10 a 15 del pueblo Namaqua. Genocidio del pueblo Armenio (1915 y 1923), fueron masacrados 1.500.000 de armenios a manos del ejército Otómano (turco). Genocidio del pueblo Ucranio (1932-1933), llamado Homolodor (matar de hambre) o el genocidio del pueblo Romani. Medio millón de gitanos fueron exterminados por el régimen nazi. El Holocausto (1941-1945). Seis millones de integrantes del pueblo judío fueron asesinados a manos de la Alemania nazi; la gran mayoría en sus campos de concentración y sus hornos crematorios. Pero los genocidios siguieron en después de la Segunda Guerra Mundial y en pleno siglo XX. Camboya (1975-1979). Dos millones de camboyanos murieron a manos de los Jemers rojos durante el régimen de Pol Pot. El genocidio llevado a cabo en la ex colonia alemana y belga de Ruanda (1994). Fueron asesinados más de un millón de ruandeses, casi todos ellos, tutsis. Este genocidio se perpetró en sólo tres meses.  Srebrenica (1995). Las fuerzas serbobosnias masacraron a más de 8.000 hombres y niños musulmanes.

La lucha por la defensa de los derechos humanos ha sido larga, difícil y sinuosa y con grandes tropiezos. Ha sido una lucha por la libertad, la dignidad y contra la opresión de los pueblos por parte de gobiernos represores, autoritarios y antidemocráticos y contra gobernantes autócratas y tiranos. Ha sido una lucha para que se haga realidad la tan anhelada dignidad intrínseca de cada ser humano tal y como lo establece su artículo primero de la Declaración de Derechos Humanos:

Artículo 1
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Es importante mencionar que en el Preámbulo de la Declaración considera a la dignidad del ser humano como la base o centro de la libertad, la justicia y la paz en el mundo.

Para el Sistema Interamericano de Derechos Humanos la dignidad es una cualidad inherente a todo ser humano que no comunica el contenido de un derecho determinado, sino que es el fundamento último de los derechos. Por lo tanto, la dignidad no sería un derecho, sino el fundamento de los derechos. Desde una concepción iusnaturalista, la dignidad ha sido entendida como la razón última por la cual los seres humanos tienen derechos intrínsecos que no son otorgados por los Estados o la comunidad internacional, sino reconocidos por ellos (Massini Correas, 2017).

Los Derechos Humanos tienen las siguientes características: Son universales, irrenunciables, indivisibles, inalienables e indivisibles. Si nos violan uno, nos violan todos los derechos. Los gobernantes autoritarios y su ventanilla de quejas llamadas Comisiones Estatales de Derechos Humanos, nos quieren administrar los derechos fragmentados, en abonos y en pedazos, reconociendo unos y negando otros.

Algunos antecedentes de los Derechos Humanos

En 1215 en Inglaterra se firmó la llamada Carta Magna o Gran Carta, documento en el que se introdujeron los siguientes derechos: los derechos de todos los ciudadanos libres a poseer y heredar propiedades y que se les protegiera de impuestos excesivos del Estado, el principio de garantías legales e igualdad ante la ley o la prohibición del soborno y la mala conducta de los funcionarios. En 1628 se expidió La Petición del Derecho (Habeas Corpus).

La Constitución de Estados Unidos de América (1787) y la Carta de Derechos (1791). La Carta prohíbe al gobierno federal privar a cualquier persona de la vida, libertad o propiedad sin el debido proceso legal.  La Carta de Derechos también protege la libertad de expresión, libertad religiosa, el derecho de tener y portar armas, el derecho de reunirse y la libertad de petición.

En 1789 y como producto de la Revolución Francesa, y la Ilustración  se emitió la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. La Declaración proclama que a todos los ciudadanos se les deben garantizar los derechos de libertad de propiedad, seguridad y resistencia a la opresión.

En nuestro país, tenemos como antecedentes los Sentimientos de la Nación del cura Morelos de 1813, en la cual se enuncian algunos derechos aún vigentes: art. 5to. (soberanía popular), 6to. (división de poderes), 12vo. (moderación de la opulencia y la indigencia); 15avo (prohibición de la esclavitud y castas), 17avo. (respeto a la propiedad y respeto a la casa-habitación); 18avo. (prohibición de la tortura), y 22avo. (justicia distributiva)

En 1847, don Ponciano Arriaga creó en San Luis Potosí la Procuraduría de Pobres cuyo objetivo fue la de defender a las clases sociales más vulnerables, ante los abusos, exceso y maltratos de las autoridades, fue una institución destinada a vigilar el desarrollo de la administración de justicia y de la administración en general.

En el México moderno ¿? es gracias a doña Rosario Ibarra de Piedra y a las Doñas, que en los años setenta del siglo pasado pusieron en el centro de la agenda nacional, la lucha y defensa, promoción y difusión de los derechos humanos, en particular, de los desaparecidos de la guerra sucia y la represión cavernícola de los gobiernos priistas.

Crisis de los derechos humanos en el México neoliberal y moderno

De acuerdo al Comité de la ONU sobre Desapariciones, en nuestro país han desaparecidos hasta el día de hoy, 108 mil 787 personas en prácticamente todo el territorio nacional. Un poco más de 90 mil de ellos/as han sido desaparecidos desde el 2006 a la fecha. En el presente año, han sido asesinadas cinco madres cuyo pecado ha sido buscar a sus hijos.

Nuestro país está considerado el país más peligroso para ejercer la profesión de periodistas de acuerdo a la Federación Internacional de Periodistas

De acuerdo a la organización Human Rights Watch, México es uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de derechos humanos

En el presente año y de acuerdo a Gabriela Ruíz, académica de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, tres millones 850 mil niños en México, trabajan en lugar de estudiar, violándose con ello sus derechos fundamentales.  Niñas y niños mexicanos realizan labores riesgosas en minas, en campos agrícolas y en “la mendicidad forzada”.

En el 2021, Global Witness reportó que México fue el país más letal para los defensores del medio ambiente. El año pasado, más de 50 activistas fueron víctimas de asesinato o desaparición forzada por defender sus tierras u oponerse a proyectos mineros y extractivos. Continúa el despojo de los territorios, el agua y los bienes comunes a los pueblos indígenas y siguen avanzando los proyectos de muerte.

Mario Luis Fuentes, quien preside la Cátedra Extraordinaria de Trata de Personas en la UNAM, estima que por cada 10 mujeres que padecen explotación sexual, hay nueve más. En relación a la trata de personas, donde hay menores de 18 años, la situación es alarmante, dice el investigador.

27 mil 86 niñas, adolescentes y mujeres de entre 15 a 19 años, desaparecen en el Estado de México, Guanajuato, Puebla, Yucatán y Quintana Roo (CentroProdh). En nuestro país, son asesinadas diariamente entre 10 y 12 mujeres.

Según el Índice Global de Impunidad 2020 (IGI), México está en el top 10 de los países con los niveles más altos de impunidad; 94% de los delitos no se denuncian y solo el 0.9% se resuelven

Continúan los abusos y vejaciones contra los migrantes, y la militarización de la seguridad pública.

Heridas abiertas

Siguen abiertas las heridas de la guerra sucia-años sesenta, setenta y ochenta del siglo pasado y su cauda de desaparecidos, la represión a los estudiantes en el 68 y el halconazo del 71, el asesinato de Rubén Jaramillo, Lucio Cabañas y Genaro Vázquez. El 28 de junio de 1995 se llevó a cabo la matanza de Aguas Blancas, Gro. En diciembre de 1997 se dio la matanza de Acteal, Chiapas; en 1998, fue la represión en la comunidad Ñuu-Savi del El Charco, Ayutla de los Libres, Guerrero. En agosto de 2010, se dio la matanza de migrantes en San Fernando, Tamaulipas, hasta llegar a la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa el 26 septiembre del 2014. Todas ellas, heridas abiertas en un mar de impunidad.

En Puebla tenemos los siguientes agravios:  Matanza de Monte de Chila, en Chila, Jopala, Pue. El 30 de enero de 1970 fueron asesinados más de 80 totonacos; extraoficialmente se habla de más de 324 totonacos. En 1972 los asesinatos de Joel Arriaga y Enrique Barroso. En junio de 1982, en la comunidad de Rancho Nuevo, Pantepec, Puebla, asesinato de 25 campesinos a manos de guardias blancas. Los asesinatos de indígenas en Huitzilan de Serdán en los años ochenta del siglo pasado, entre otros muchos hechos de violencia en nuestra entidad.

El Comité para la Libertad de los Presos Políticos y contra la Represión en Puebla registró a 366 personas que durante el sexenio del panista Rafael Moreno Valle Rosas (2011-2017) fueron perseguidas, encarceladas o procesadas por ser adversarias políticas del mandatario estatal.

En el actual gobierno de Luis Miguel Barbosa ha habido detenciones de luchadores sociales, represión contra integrantes de comunidades -caso Coyomeapan- hostigamiento contra la prensa crítica, entre otros hechos que han sido denunciados.

Para ir cerrando mencionaremos que es inconcebible que a cincuenta años de haberse llevado a cabo la primera Cumbre Mundial sobre Medio Ambiente y a pesar de la evidente contaminación y devastación ambiental en el planeta, es hasta el pasado 28 de julio del presente año que la Asamblea General de la ONU adoptó por primera vez una resolución que reconoce el derecho al acceso a un medio ambiente limpiosaludable y sostenible como un derecho humano universal. Dicho derecho no se incluyó en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El escritor, Premio Nobel y militante comunista, José Saramago afirmó en una entrevista que “el siglo XXI será el campo donde se gane o se pierda la batalla en la defensa real de estos derechos y añadía esto no es una tarea de escritores, médicos o abogados, sino de ciudadanos". También señaló que es deber de los ciudadanos de exigir que sus derechos sean respetados, tomar la iniciativa y no esperar a que los Gobiernos actúen.

Si bien es cierto que las Declaraciones no tienen ningún peso vinculante para los estados nacionales, nos sirve de guía y horizonte del tipo de sociedad a la que aspiramos y en esta Declaración es preciso verla bajo el prisma de la dignidad intrínseca de todo ser humano y de la construcción de una sociedad más justa, libre y democrática,  algo de lo que estamos muy lejos de lograr, sobre todo por la enorme losa del actual sistema y modelo  económico llamado neoliberal/capitalismo salvaje que es a todas luces, incompatible con la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Me despido con unos fragmentos del poema del recientemente escritor fallecido, Mtro. David Huerta sobre Ayotzinapa:

Esto es el país de las fosas
Señoras y señores
Este es el país de los aullidos
Este es el país de los niños en llamas
Este es el país de las mujeres martirizadas
Este es el país que ayer apenas existía
Y ahora no se sabe dónde quedó

Quien esto lea debe saber también
Que a pesar de todo
Los muertos no se han ido/Ni los han hecho desaparecer.

 

PD. Mi solidaridad con los pueblos de Argentina y Perú en su lucha contra los golpes de estado de sus corruptas y necrófilas élites políticas, mediáticas y económicas.   

Vistas: 531

Loadind...