Opinión

Los errores de las autoridades cuestan vidas

Jueves, Abril 28, 2022
Leer más sobre Samantha Vásquez
Deficiencias en el sistema judicial y el desempeño de autoridades permiten niveles de impunidad
Poblana, estudiante de Comunicación, fotógrafa, egresada del Bachillerato Internacional 5 de Mayo, y creadora del blog El Centinela Journal. Reportera de Fórmula 1 en Corner Mx. Amante de viajar, descubrir nuevos lugares, la lectura y la música.
Los errores de las autoridades cuestan vidas

El caso de Debanhi Escobar ha sacudido a todo el país durante las últimas semanas, donde los resultados obtenidos y publicados muestran irregularidades e inconsistencias, las cuales ponen en tela de juicio la credibilidad y capacidad de las autoridades.

En conferencia de prensa, el fiscal de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, anunció la remoción del fiscal especializado en personas desaparecidas, Rodolfo Salinas y Javier Caballero, fiscal antisecuestros; esto debido a que “errores y omisiones” en la investigación entorpecieron la búsqueda de Debanhi.

Así, nuevamente como en algunos otros casos mediáticos, los hallazgos de la búsqueda de la víctima parecen tan sorprendentes y obvios que rompen con la coherencia de la realidad; en este caso, encontrando a Debanhi 13 días después de su desaparición en una zona que se revisó en cuatro ocasiones.

Este caso expone varias de las deficiencias en el sistema judicial de México, donde su incorrecto funcionamiento y omisiones causan la muerte de cientos de personas y permiten grandes niveles de impunidad que propician que este tipo de casos sigan ocurriendo.

De acuerdo con el Comité de las Naciones Unidas en Contra de la Desaparición en su visita a México, contabilizaron 95 mil 121 personas desaparecidas a noviembre de 2021, donde la cifra muestra que la desaparición de menores de edad y mujeres se encuentra al alza.

Aunado a ello, según los datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, en lo que va de 2022, se han registrado 3 mil 700 desapariciones.

Junto a estas cifras, desde 2011 se ha registrado que 24 mil 445 mujeres se encuentran desaparecidas. De la misma forma, las cifras de mujeres son mayores a los de hombres en infancias y personas adolescentes: del rango de 15 a 19 años de edad muestra que 37 mil 526 mujeres adolescentes y 18 mil 028 hombres adolescentes siguen desaparecidos.

En el caso de Puebla es el octavo estado en desapariciones del país, de acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, donde se registraron 10 mil 273 personas, de las cuales dos mil 555 siguen desaparecidas. Además, de la cifra total, el 30.47 por ciento son mujeres de entre 10 y 19 años de edad.

Junto a esto se encuentra un sistema judicial y autoridades machistas que en repetidas ocasiones minimizan la urgencia y gravedad de las cifras argumentando que, en los reportes de estos rangos de edad, la mayoría pertenece a un acto de “rebeldía o por voluntad propia”, un ejemplo de ello, el famoso comentario de Miguel Barbosa: “Se fue con el novio.”

La gravedad de este tipo de comentarios es el pensamiento detrás de ellos, el discurso refleja la forma en la que se gestiona un gobierno, lo que despierta las incógnitas: ¿Cómo las autoridades investigan o pretenden investigar cuando no toman en serio los registros y se criminaliza a la mujer por desaparecer? ¿Qué se puede esperar de las autoridades que buscan a las mujeres desde una perspectiva estigmatizada sobre las causas de su desaparición?

El trabajo de las autoridades y sistema judicial en México son indispensables para poder revertir la tendencia de desaparición. Sin el correcto funcionamiento de éstas, las víctimas no serán encontradas ni se les dará justicia a quienes no regresaron.

El caso de Debanhi y miles de mujeres se seguirá repitiendo.

Vistas: 203

Loadind...