Eliminar la violencia contra la mujer, reto diario

Martes, Noviembre 23, 2021 - 07:17

Es primordial fomentar un cambio cultural que favorezca el respeto hacia sus derechos

Soy Fernando Manzanilla Prieto, desde hace 20 años la vida me ha dado el privilegio de servir a las familias poblanas. Mi mayor anhelo es que a mí Estado le vaya bien. 

Como cada año, el 25 de noviembre, recordamos un lamentable episodio que marcó la historia y dio paso al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció la conmemoración, sin embargo, en Latinoamérica se rememora desde el año 1981 en honor a Minerva, Patria y María Teresa, tres hermanas dominicanas conocidas como "Las Mariposas" y asesinadas el 25 de noviembre de 1960, por orden de Rafael Trujillo, del cual eran opositoras.

"Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte", respondía la activista dominicana Minerva Mirabal, a quienes le advertían de lo que entonces era un secreto a voces: el régimen del presidente Rafael Leónidas Trujillo iba a matarla.

Han transcurrido 61 años y lamentablemente siguen siendo muchas las mujeres que sufren algún tipo de violencia hasta llegar al feminicidio. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONU Mujeres, señalaron que un tercio de las mujeres del planeta son víctima de violencia física o sexual, generalmente desde muy jóvenes.

Según estas agencias de las Naciones Unidas, 736 millones de mujeres han sufrido violencia a manos de una pareja y una de cada cuatro jóvenes de entre 15 y 24 años que ha tenido alguna relación íntima lo habrá padecido al llegar a los 25.

En México, la discriminación hacia las mujeres es estructural. Este 51.2 por ciento de la población mexicana (INEGI 2020) históricamente ha sido víctima de exclusión en diversos ámbitos como la escuela, el trabajo, en su propio hogar, en las calles, en la política, en los medios, en la academia y en las actividades científicas y tecnológicas. En ese sentido, más de la mitad de la población del país es o ha sido discriminada debido a su sexo.

Lo más alarmante es que este fenómeno no ha disminuido en los últimos diez años, por el contrario, en el año 2020 aumentó debido a los confinamientos por la pandemia de COVID-19. El Sistema Nacional de Seguridad Pública registró 326,634 casos de violencia de género entre 2020 y mayo de 2021, mientras transcurría la crisis sanitaria, que cabe recordar, no ha terminado.

En los primeros cinco meses de 2021, los feminicidios incrementaron un 7.1 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos que ha aportado la secretaria de Seguridad Pública, Rosa Icela Rodríguez. De enero a mayo, 423 mujeres han sido asesinadas por razón de su género. Otros delitos como las violaciones todavía han crecido más: un 30 por ciento en comparación con los mismos meses de 2020.

Estas cifras llaman la atención, ya que la lucha para erradicar la violencia contra las mujeres parece no disminuir, al contrario, prevalecen actos perpetrados contra las mujeres de todas las edades, en todas las condiciones sociales, económicas y educativas.

Por ello, debemos continuar en el camino de la educación y sensibilización. Con el tiempo, las hermanas Mirabal se han convertido en leyenda al recordar su historia cada año, los días 25 de cada mes se denominan “Día Naranja”, si bien es cierto ya se visibiliza el tema de violencia de género, no basta sólo un día para hacer conciencia y terminar con conductas violentas arraigadas durante décadas en nuestra sociedad.

Debemos sumar esfuerzos todos los días para lograr la igualdad de género en el marco de los derechos humanos, continuar fortaleciendo a las instituciones que previenen la violencia contra la mujer y desarrollar, de manera inmediata, medidas concretas y estrategias para establecer el respeto hacia las mujeres.

Aun tenemos muchos retos para combatir la violencia, discriminación y desigualdades que enfrentan las mujeres en nuestro país. Es primordial fomentar un cambio cultural que favorezca el respeto general hacia las mujeres y sus derechos, empezando en casa, por el derecho a una vida libre de violencia y acceso a la salud.

De igual manera, es apremiante promover el derecho a la igualdad y no discriminación en el mundo laboral, la protección de las madres trabajadoras, sancionar cualquier forma de

discriminación a las mujeres en el empleo, ya sea por embarazo, parto, hostigamiento o acoso sexual y laboral.

Violentar a una mujer en cualquiera de sus formas es quebrantar a la familia y a la base de la sociedad misma; no basta con recordarlo un día al mes o al año. Hoy, en memoria de las hermanas Mirabal, de cientos de activistas que han luchado por erradicar la violencia contra la mujer y de las víctimas de violencia de género, seamos respetuosos y solidarios con las mujeres, construyamos juntos una sociedad incluyente y pacífica.


Blogs