2021: año candente

Miércoles, Diciembre 23, 2020 - 17:52

PAN, PRI y PRD van por los municipios y estados donde Morena y la 4T han fallado

Periodista y analista político. Licenciado en Periodismo por la Carlos Septién y Maestro de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNAM. Catedrático. Colabora en diversos medios de comunicación. Director y Fundador de generaccion21.com y de la APE

Dicen los que saben, sobre todo por estar metidos en las entrañas del partido, que en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se están doblando del miedo ante la inminente derrota que se les viene encima en el 2021.

Y no es para menos. Este martes, tres poderosos partidos políticos como Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) oficializaron la coalición con la que colocarán candidatos comunes para diversos puestos de elección popular.

De entrada, pactaron que irán juntos para obtener el mayor número de posiciones en la Cámara de Diputados, con los cual contrarrestarán la fuerza, la hegemonía que tiene hoy Morena. Eso será saludable para la sociedad.

Aparte de mover toda su estructura, toda su maquinaria partidista en las entidades donde tienen presencia propia, PAN, PRI y PRD irán por aquellos municipios y estados donde gobierna Morena, donde los de la 4T han dejado no un mal, sino un pésimo sabor de boca entre los ciudadanos.

En lo personal, reitero que no es que el Movimiento sea malo en sí mismo, en su doctrina, en su ideología, en su plataforma electoral -porque todos los partidos nos venden espejitos, todos se parecen-, sino que los personajes que han arribado al poder han gobernado de una forma deplorable.

Tan malos han sido los morenistas que el gobierno federal se ha quedado sin la gente más experimentada, sin los personajes con amplia trayectoria que se sintieron cansados, agotados de no ser escuchados por el Presidente de la República, que es el que marca la agenda pública.

Si a todo esto agregamos las inundaciones que afectaron al Sureste del país; la pandemia que ha golpeado a todos; los picos de violencia generalizada, sobre todo aquella que ha maltratado a mujeres y niños, pues los morenistas no podrán cantar victoria el año electoral que se avecina.

Se podrían agregar otros factores como la militarización de la 4T, el golpeteo contra las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y de la Sociedad Civil (OSC), el abandono de los derechos humanos y del indigenismo.

En fin. La gran alianza o coalición que tres principales fuerzas políticas del país han conformado, con toda seguridad debilitará el poderío de Morena, y eso lo saben las diferentes corrientes o facciones que hay dentro del Movimiento, por cierto, cada vez más confrontadas.

El 2021 será un año candente en el terreno político-electoral, donde las fuerzas de poder subirán y bajarán como en la Oca de Serpientes y Escaleras; todo dependerá de las estrategias que instrumenten desde principio de año para ganar o perder imagen ante los ciudadanos.

En la próxima colaboración estaremos analizando el caso específico de Puebla, donde lo político-electoral tomará un matiz, un color, un tono que a muchos ciudadanos agradará.

Será una buena oportunidad para que, comenzando el año, como sociedad podamos ir pensando qué tipo de gobernantes queremos para que nos lideren, para que tomen las riendas del poder e, ineludiblemente, el “control” de nuestro presente y futuro.

 

A poner orden…

 

Con la iniciativa presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para frenar la subcontratación de personal -“outsourcing” o “factoraje”-, se puso bajo la lupa los servicios que contrata el gobierno bajo esta figura. Uno de ellos es la limpieza de las oficinas públicas.

Sin duda, uno de los sectores donde más se lucra con los derechos de los trabajadores -la mayoría de la tercera edad-, es el del personal que labora en este tipo de empresas. Los trabajadores son contratados bajo las peores condiciones laborales.

Recientemente, la Confederación Nacional de Profesionistas y Jóvenes de México (Conapro) presentó un estudio en el cual revela el nombre de las empresas que más abusan de estos trabajadores, al utilizar esquemas de simulación que afectan directamente las prestaciones de seguridad social.

Entre estas 50 empresas -indica este análisis- se encuentran dos grandes contratistas del gobierno federal en materia de servicios de limpieza: Ocram Seyer y Rapax.

Ambas están agremiadas a la Unión Nacional Independiente de Trabajadores y Empleados de Limpieza (Unityel) que encabeza Marco Antonio Reyes Saldívar.

Esta organización sindical, presuntamente, se ha dedicado a “solapar” los malos manejos que realizan estas empresas cuando su objetivo debería ser velar por los derechos de los trabajadores.

Por lo pronto, sólo queda esperar si se aprueba esta iniciativa en la otra cámara legislativa; de ser así, se tendrá que poner orden en este sector.

@elmerando


Encuesta