Esta Navidad, renovemos nuestra fe y esperanza

Lunes, Diciembre 21, 2020 - 18:01

Ante la adversidad, el principal activo que tenemos es nuestra fuerza interior

Soy Fernando Manzanilla Prieto, desde hace 20 años la vida me ha dado el privilegio de servir a las familias poblanas. Mi mayor anhelo es que a mí Estado le vaya bien. 

En esta ocasión, quisiera compartir con ustedes una breve reflexión, con motivo de las fiestas navideñas. Creo que después de lo que hemos vivido este año —no solo aquí, sino en todo el mundo— esta Navidad será muy diferente a cualquier otra que hayamos vivido antes.

Va a ser una Navidad cargada de sentimientos encontrados. Para quienes desafortunadamente perdieron a un ser querido durante esta batalla contra la pandemia no hay duda de que será una Navidad muy triste. También lo será para quienes perdieron su principal fuente de ingreso. Pero para aquellos que lograron superar la enfermedad o para quienes han podido salir a flote con su pequeño negocio o han conservado su trabajo, esta será una Navidad llena de esperanza y agradecimiento.

Lo cierto es que, independientemente de cómo nos haya afectado la pandemia, estoy convencido de que, ante la adversidad, el principal activo que tenemos como individuos y como sociedad, es el poder de la espiritualidad. Me refiero a esa fuerza interior que nos permite salir adelante a pesar de la desgracia y el infortunio. Se trata de una fortaleza que, como todos sabemos, se alimenta y se nutre de algo aún mucho más poderoso, que es la fe.

Creo que en esta Navidad, debemos concentrar toda nuestra fuerza espiritual en el propósito de renovar nuestra fe. Fe en nosotros mismos y en los demás. Fe en que vamos a salir adelante y en que muy pronto vamos a poder abrazar a nuestros seres queridos y vamos a volver a sentir el calor humano y la cercanía de las personas que amamos.

Fe en que en que, como sociedad y como país, sabremos aprovechar esta coyuntura de emergencia para tomar el destino del país en nuestras propias manos y hacer que las cosas sigan cambiando de verdad, hasta concretar el proyecto de transformación iniciado en 2018.

Fe en que juntos, podremos hacer que este 2021 sea recordado como el punto de inflexión que marcó el inicio de un amplio proceso de reconciliación nacional en el que las y los mexicanos logramos sentar las bases para un gran acuerdo por el bienestar. Un gran pacto que no solo nos permitió recuperar la economía y el empleo, sino que marcó el inicio de una nueva era de crecimiento y expansión económica sin precedentes, marcada por nuevas inversiones que potenciaron como nunca antes el despegue de nuevas empresas y negocios, generando cifras récord de empleo e ingreso para las familias; y en la que comenzamos a desterrar para siempre la desigualdad y la pobreza.

En fin, como la época en la que, de una vez por todas, logramos un cambio de mentalidad orientado hacia la consolidación de un Estado de Derecho de la mano de un verdadero Estado de Bienestar.

Así que, en esta Noche Buena los invito a honrar a quienes ya no están con nosotros dándole un nuevo significado y sentido a nuestra fe. Solo así podremos unir la fuerza espiritual necesaria para forjar un mejor futuro para todos. Les deseo una Navidad llena de Fe y Esperanza.


Encuesta