Martes, 4 de Agosto de 2020     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Evo y las lecciones para México

Viernes, Noviembre 15, 2019 - 16:43
 
 
   

Esto vale tanto a lo interno de su movimiento como a lo externo en casi un año que lleva su mandato

Este gobierno que llega al poder el 1º. de diciembre de 2018 por un movimiento conocido como de Regeneración Nacional (MORENA), ha tenido un escenario donde las pasiones se encienden y la mentes no se enfrían. Esto vale  tanto a lo interno de su movimiento como a lo externo, en casi un año que lleva su mandato.

En el país, como nunca, se debate, se cuestiona, se critica (lo cual es bueno), desde la cancelación del nuevo Aeropuerto Internacional y el proyecto de Santa Lucía, hasta las votaciones en las cámaras de Diputados y Senadores (la última, de la CNDH), donde MORENA tiene la mayoría; pasando por las mañaneras, donde  nuestro ejecutivo federal no ha reparado en lo necesario que es un discurso encaminado a lograr consensos, acuerdos, no confrontaciones. 

Lo acontecido en Bolivia nos brinda una espléndida oportunidad de hacer un ejercicio político, mediante algunas consideraciones. 

Ante ello, el sistema de justicia ha de consolidarse, para que la impunidad no gane terreno y podamos avanzar en seguridad para la reconstrucción del tejido social.

Esta es su fortaleza y esta es su debilidad; consolidarse como partido, más allá de los liderazgos, es una incógnita en su futuro inmediato.

Desde entonces, se ha luchado por instituciones y normas constitucionales que rijan la vida democrática de nuestro país. Desde entonces, hemos tenido luchadores (Campa, Demetrio Vallejo, Revueltas, Heberto Castillo, Rosario Ibarra de Piedra, entre otros muchos) que desde diferentes trincheras han trabajado por la transformación de nuestro país.

Preservemos las instituciones que perviven a los hombres.

Los consensos deben ser buscados, por encima de los disensos, esto es hacer política. Lo contrario, es abonar hacia la anarquía, hacia el abandono de instituciones y normas que representan un Estado de derecho.

De ahí que siga siendo válida, sobre todo por nuestros antecedentes históricos, la bandera de Francisco I. Madero: “SUFRAGIO EFECTIVO, NO REELECCION”.

El apoyo económico a las familias más pobres ayuda, pero no saca de la pobreza. A los mexicanos no nos gusta mendigar, que nos den dádivas, nos gusta trabajar (salvo excepciones, claro), ser el sostén de nuestras familias. Trabajo, empleo, es lo que se necesita.

Hemos de recordar que nuestra fortaleza está en nuestro capital humano, apoyémonos en especialistas, investigadores y docentes en aquellas áreas prioritarias al desarrollo nacional. El pueblo no lo sabe todo, ninguno de nosotros.

Apostemos a estas y otras consideraciones, y dejemos de propagar adjetivos que en nada ayudan a la conciliación nacional que se requiere para un nuevo Pacto Social. Las lecciones están ahí, a la vista. Sólo veámoslas.


Semblanza

Rosa María García Téllez

Politóloga y urbanista. Docente e investigadora en la UNAM y BUAP. Co-fundadora del Sindicato de trabajadores   UNAM (STEUNAM); del Sindicato Nacional de Trabajadores Universitarios (SUNTU); de la CONAMUP); y de la ASPABUAP

Ver más +

Encuesta