Miércoles, 18 de Septiembre de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Justicia tributaria y equidad distributiva VS Evasión Fiscal

Miércoles, Septiembre 11, 2019 - 20:07
 
 
   

Transformación: Separar al poder económico del poder político.

Por Alejandro Armenta

El principal problema que enfrenta México se llama Corrupción; nada daña más a México que la deshonestidad de los gobiernos voraces y cómplices de actos al amparo de la evasión fiscal.

La 4ta. Transformación se resume en acciones claras y contundentes, entre las cuales está: “Acabar con la Corrupción y la Impunidad”. Los senadores de Morena estamos contra el robo, saqueo y huachicoleo que hacen los políticos que se vuelven delincuentes y delincuentes que se vuelven políticos y se disfrazan de empresarios.

Entre el 2014 y el 2018 hubo operaciones de defraudación fiscal de empresas fantasma por más de 2 billones de pesos; cuando tuve el honor de ser diputado federal y miembro de la Comisión de Hacienda se emprendieron investigaciones para denunciar desvíos presupuestales y evasión fiscal por más de 60 mil millones de pesos al amparo de empresas fantasma y fideicomisos públicos, lo cual generó que la Fiscalía de mi estado iniciara una persecución en mi contra por decir la verdad.

De acuerdo con información del SAT, se han identificado cerca 9 mil empresas que facturaron operaciones simuladas en el país entre 2014 y 2018 a través de la emisión de más de 8 millones de facturas simuladas, que suman 1.6 billones de pesos; equivalentes al 1.4% del PIB nacional.

Lo grave de ese desfalco es que con ese monto:

-  Se hubieran construido 221 hospitales para el país; 6 hospitales por Estado.

-  Se hubieran adquirido 472 mil ambulancias; 14 mil 750 por Estado ó 190 por Municipio.

-  Pudieron haberse comprado 663 mil autos patrullas; 20 mil  por Estado, 297 por Municipio.

-  Ese monto equivale 37 veces lo que cuesta la Guardia Nacional

Ésta es una de las razones básicas que tiene la 4ta. Transformación: Separar al poder económico del poder político. Por eso, como Senador de Morena presenté una iniciativa que contempla diversas reformas legales, necesarias para combatir una problemática nacional que atenta contra los ingresos que el país necesita.

Claro que esta ley que se aprobó en el Senado de la República con 82 votos a favor, está favor de los 1.3 millones de empresarios que se encuentran actualmente generando empleos y que se la están jugando por México.

Por ello, han sido 7 meses de diálogo, 12 reuniones de análisis y discusión donde se recogieron distintas propuestas y opiniones, además de que se escucharon a todas las voces interesadas.

El proyecto de dictamen final integró los cambios en los que hubo consenso y que modifican el dictamen original que presenté. Es importante señalar que las autoridades fiscales detectaron 2 tipos de delincuentes, los peligrosos a través de grupos organizados y sofisticados que ocasionan graves daños multimillonarios; y los no peligrosos que cometen un solo delito de manera espontánea y por una cuantía reducida.

En el primer caso, se propone que los delitos típicamente cometidos por las compañías que facturan engañosas ameriten prisión preventiva oficiosa; en el segundo caso, los no peligrosos, para ellos la reforma contempla salidas externas a los evasores fiscales de menor peligrosidad, siempre y cuando y de manera inmediata reparen el daño.

Las Empresas Fantasmas y la emisión de facturas que acreditan actividades inexistentes, se volvieron prácticas comunes en el viejo régimen. Ningún partido en el gobierno está libre de incurrir en estos hechos, incluso pudiendo venir desde Morena, que hoy gobierna el país, diversos estados y municipios.

Debe quedar claro que con esta Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, los mexicanos exigimos castigo para los políticos que se vuelven delincuentes, para los delincuentes que se vuelven políticos y se disfrazan de empresarios.

Es un asunto de justicia tributaria y equidad  distributiva. No permitiremos la doble moral y tampoco los discursos que no tienen memoria y se sustentan en la descalificación.

La reforma tiene por objeto primordial la justicia penal y fiscal de este país.

Tiene como pilar la lucha por la legalidad y el Estado de Derecho; además, se verán reflejados en el equilibrio y prosperidad financiera de los mexicanos.  Que paguen más los que ganan más y, que paguen menos los que ganan menos.

El contenido de la reforma implica responsabilidad penal en contra de los delincuentes peligrosos además de prisión preventiva oficiosa, en términos genéricos por los delitos que atentan contra la seguridad nacional.

No habrá persecución al empresario y sí protección al contribuyente.  Para quien pretenda extorsionar con la nueva reforma, sí habrá fuertes sanciones. Los servidores públicos corruptos emanados de cualquier fuerza política serán severamente castigados. (Incluso los emanados de Morena)

Desde el senado vigilaremos que no haya persecuciones políticas ni terrorismo fiscal pues lo que se busca es la justicia y, por ello se contará con la intervención del SAT que se encargará de realizar actos de auditoria y determinar la posible existencia de hechos delictivos graves.

En tanto la Procuraduría Fiscal será un segundo filtro que analice los hallazgos del SAT y formule la denuncia ante la Fiscalía General de la República para realizar las investigaciones conducentes que de ser confirmadas, llevará a concluir que las autoridades fiscales sometan el caso a la Fiscalía General de la República y, ésta a su vez lo pongan a consideración del Poder Judicial Federal.

Se mejorarán las carpetas de investigación, se podrá consignar y se castigará adecuadamente a los criminales que evaden millonariamente al fisco.

Qué más coincidencias necesitamos que los documentos básicos de todos nuestros partidos. La mayor de las coincidencias: el profundo amor por México.

El  grupo parlamentario de Morena invitó a todas las fuerzas políticas a dar la lucha frontal contra la corrupción, el saqueo, el robo y el huachicoleo presupuestal, fiscal, energético y de recursos naturales en contra de México.

Con nuestro voto seguimos haciendo historia, en unidad, con aplomo y en favor de todo México. Esta iniciativa no sólo es de Morena, es del Pueblo de México que está harto de los políticos-delincuentes disfrazados de empresarios.


Semblanza

Alejandro Armenta Mier

Es Licenciado en Administración Pública por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y Maestro en Administración Pública de Calidad en la Gestión Pública Local por el Instituto de Administración Pública- Puebla. Actualmente es Senador de la República por Morena en la LXIV Legislatura en la Cámara Alta. Se desempeñó como Director General del Registro Nacional de Población (RENAPO) de la Secretaría de Gobernación Federal del 2013 al 2015. Fue Diputado Federal por el Distrito VII de Tepeaca de la LXIII Legislatura de la Cámara de Diputados. En el servicio público ha tenido las encomiendas como: o Secretario de Desarrollo Social del Gobierno del Estado de Puebla, o Director General del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en el Estado de Puebla - SEDIF, o Diputado al Congreso del Estado en la LV Legislatura, o Director General de Participación Social del Ayuntamiento del Municipio Puebla, o Presidente Municipal Constitucional de Acatzingo, Puebla, durante el trienio 1993 – 1996. Columnista y analista político que ha cursado diversos seminarios en el extranjero, apasionado de los procesos electorales con diversas responsabilidades en sus más de 25 años de trayectoria política.

Ver más +

Encuesta