Martes, 23 de Julio de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



Lenguas indígenas y derechos humanos

Miércoles, Mayo 29, 2019 - 20:21
 
 
   

El lenguaje es identidad, porque las palabras integran conocimientos, percepciones e ideas.

México cuenta con diversas lenguas que pertenecen a los pueblos originaros: otomí, náhuatl, mixteco, zapoteco y otras que están a punto de desaparecer si no se aplican medidas para su preservación y rescate; desde el más alto poder del gobierno. Son más de un millón de hablantes que todavía conservan sus tradiciones, cultura e idiosincrasia, pero lo más importantes es que su cosmovisión se refleja en el lenguaje con el que se comunican.

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU)  proclamó el 2019, como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, porque busca sensibilizar, el rescate de la riqueza cultural que tienen las lenguas en todo el mundo. ´Con este antecedente, el Senado de la República aprobó igualmente este año como un espacio de reflexión para el rescate de las tradiciones, cultura e idiosincrasia de los aproximadamente 8 millones de ciudadanos que se consideran indígenas y que conocen alguna lengua originaria de nuestro país; pero que han dejado de hablarla porque en la mayoría de los casos migraron a las grandes ciudades.

El lenguaje es identidad, forma parte de la personalidad que tiene cada uno de los mexicanos, porque las palabras integran conocimientos, percepciones e ideas que en muchas de las ocasiones es imposible traducir. Noam Chomsky, lingüista norteamericano y crítico del sistema capitalista, sostiene que el lenguaje determina la construcción de las ideas y describe los sentimientos. Por lo cual, obligar a los integrantes de los pueblos indígenas a modificar su lenguaje original, va contra sus derechos humanos y extingue el conocimiento de las culturas ancestrales.

La manera en la cual hablamos, denota nuestros pensamientos y construye un imaginario sobre conceptos como la justicia, la ética y otros valores colectivos como la solidaridad, cooperación y la participación. Siguiendo a Chomsky, las oraciones pueden ser muy profundas en el habla, porque muestran un sentido superficial por una parte y por otra, profundo. En la discusión política, la falta de acuerdos se relaciona con esa falta de comprensión, de interés y sentido de comunidad; por lo  cual debemos interesarnos en el lenguaje que tienen los indígenas y buscar reproducir sus ideas en libros, poemas y discursos.

El respeto a los derechos humanos, promovido desde la Cuarta Transformación también va hacia impulsar reformas legales y acuerdos políticos para que en las entidades de la República Mexicana se logren acciones para motivar que se sigan practicando estas lenguas. Pienso y hablo, así se transmiten las ideas para lograr un diálogo fructífero en sociedad, por ello, preservar las lenguas significa cuidar los saberes, conocimientos y soluciones a nuestros problemas. Insto a toda la sociedad a participar en este año en el rescate de las lenguas como elementos intangibles, pero significativos de nuestra identidad nacional.


Semblanza

Alejandro Armenta Mier

Es Licenciado en Administración Pública por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y Maestro en Administración Pública de Calidad en la Gestión Pública Local por el Instituto de Administración Pública- Puebla. Actualmente es Senador de la República por Morena en la LXIV Legislatura en la Cámara Alta. Se desempeñó como Director General del Registro Nacional de Población (RENAPO) de la Secretaría de Gobernación Federal del 2013 al 2015. Fue Diputado Federal por el Distrito VII de Tepeaca de la LXIII Legislatura de la Cámara de Diputados. En el servicio público ha tenido las encomiendas como: o Secretario de Desarrollo Social del Gobierno del Estado de Puebla, o Director General del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en el Estado de Puebla - SEDIF, o Diputado al Congreso del Estado en la LV Legislatura, o Director General de Participación Social del Ayuntamiento del Municipio Puebla, o Presidente Municipal Constitucional de Acatzingo, Puebla, durante el trienio 1993 – 1996. Columnista y analista político que ha cursado diversos seminarios en el extranjero, apasionado de los procesos electorales con diversas responsabilidades en sus más de 25 años de trayectoria política.

Ver más +

Encuesta