Domingo, 19 de Mayo de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



La seguridad energética, un principio no negociable

Sábado, Abril 20, 2019 - 11:38
 
 
   

Pemex ha perdido al menos 224 millones de pesos entre 2016-2018)

Tenía razón el Presidente de la República Lic. Andrés Manuel López Obrador cuando decía en abril del 2015 en Ciudad del Carmen; Campeche junto a su amiga la Lic. Layda Sansores San Román en visita proselitista en la Plaza Cívica 7 de Agosto en el Centro de ésta Ciudad Petrolera - por excelencia - que: “con la Reforma Energética los llamados piratas regresarían a la Laguna de Términos (Adjunto a la Sonda de Campeche y Litoral Tabasco) pero no para saquear Palo de tinte y maderas preciosas, sino a buscar nuestro petróleo; éstos neo piratas no serán Ingleses, ni franceses queriendo robar el tesoro de Moctezuma, sino que serían Compañías Contratistas principalmente de Tamaulipas y Nuevo León, que en su mayoría están coludidos con la mafia petrolera y Pemex”.

Está por demás decirlo, pese a los programas de vigilancia implementados por la Secretaria de Marina en la zona petrolera Marítima de 2016 a 2018 los ataques de piratas modernos han tenido un incremento del 310% (Información obtenida a través de la Ley Nacional de Trasparencia. Lo que significa que Pemex ha perdido al menos 224 millones de pesos entre 2016-2018).

Mediante embarcaciones rápidas que transportan comandos que abordan las plataformas y, tras amagar a los trabajadores, les extraen objetos de valor, desde equipo de seguridad hasta materiales de construcción.

En 2017, en la zona de Cantarell Ku Maloop Zap reportaron 89 asaltos, mientras que en Tabasco y Abkatún Pol Chuc (a 132 Km del Puerto de Dos Bocas) se contabilizaron 103 robos. Sin vigilancia y sin control los “piratas” pueden subir plataformas localizadas entre 50 y 100 metros de altura. Testimonios de trabajadores  quienes han manifestado que se han robado equipos de respiración autónoma (que sirven para sobrevivir en caso de fuga de gas sulfhídrico, osea equipo crítico) como también módulos y consolas para controlar la presión de los pozos petroleros.

La Secretaria de Marina reconoció en su tiempo que se han presentado actos y robos vandálicos a la infraestructura petrolera por medio de embarcaciones menores que se encubren con embarcaciones rivereñas que se dedican de manera legal a realizar actividades de pesca. Destacaron que sólo en uno de los 24 asaltos notificados  en 2017 existieron disparos a un helicóptero que reportaba los hechos vandálicos.

En la Sonda de Campeche destaca en 2017 el atraco de un PLC (Programmable Logic Controller) e inversor de corriente del sistema de iluminación y otros elementos de la instalación Etkal-101 con un valor de 1.1 mdp.

Un hecho destacado, el de la plataforma Tisimin-B, ubicado en Litoral Tabasco se tiene documentado hasta el robo del 40 por ciento de la superficie de un “Helipuerto” en mayo del 2018, valuado en 20 millones de pesos. Petróleos Mexicanos ha corroborado que los piratas modernos atacan incluso en flotillas. El 22 de enero del mismo año, en aguas cercanas a Ciudad del Carmen, la Plataforma Abkatun-A fue rodeada por 23 lanchas en las inmediaciones del Centro de Procesos a una distancia de 2 metros del muelle de la plataforma habitacional. Se robaron las luces perimetrales del helipuerto y 84 metros. De cable de cobre. Robaron de la instalación Sinan-NE mallas perimetrales del helipuerto valuadas en 13.4 millones de peos. Roban desde válvulas de paso con un costo de 15 mil pesos, hasta vigas de aluminio del Helipuerto de 1.4 millones de pesos, como lámparas perimetrales, placas antiderrapandes de aluminio, escaleras, alerones, tapas de registro, vigas, tornillos, trajes de bombero, equipo de medición, cascos, guantes y cables de acero etc.

Actualmente, existen 16 plataformas cargadas presupuestalmente al Área Marina de perforación Región Marina Noreste y 8 equipos en la Región Marina Suroeste. Así como 8 equipos en renta, es decir operados con llave en mano (con personal propio, no de Pemex). Que deberían seguir  resguardados por la Secretaria de Marina pero que desafortunadamente ya no lo están. Las razones son más que obvias la falta de presupuesto. Parece dar razón a lo que un expresidente de México decía que hay empresas pobres con empresarios ricos. Aquí sería los trabajadores mejor pagados de la República Mexicana en una empresa con graves problemas económicos y a la merced de piratas.

Las Autoridades Portuarias, los Oficiales de Puerto y Buques son flancos vulnerables de corrupción aunado a su falta de formación real para blindar a las instalaciones de actos vandálicos, es una verdad que preocupa; no digamos de actos terroristas en nuestras instalaciones. La seguridad especial de Pemex se limita a vigilar como una aduana el embarque y desembarque de materiales y el abordaje como abandono de los trabajadores en las instalaciones  que no representan ningún peligro sustancial en éste sentido.

Ha dicho el Presidente en su reciente gira por el Estado de Campeche que “sigue firme la propuesta de establecer a Petróleos Mexicanos en Ciudad del Carmen”; sin embargo primero (dice) quiere abatir la corrupción para poder empezar la verdadera transformación en esta industria. No quisiera pensar que se está creando un escenario parecido al famoso robo de combustible Huachicol que destapo una red de intereses obscuros en donde se mezclaba sin escrúpulos lo público con lo privado.

Peor aún, éste escenario podría poner en riesgo no solo a la producción sino también a los  trabajadores dentro de las instalaciones. Las Comisiones Mixtas de Seguridad e Higiene, que como se sabe están integradas de forma multidisciplinaria  entre sindicato y el patrón muestran en sus actas mensuales las anomalías de cada instalación que incluso, si no se atienden las más críticas; podrían generar accidentes fatales o incendios mayores a los que vimos en Hidalgo o hasta cerrar una instalación según el protocolo de Seguridad. Se dice en la política interna de la empresa que: “Nada está por encima de la Seguridad” y que es propósito de todos los empleados mejorar la calificación como empresa ante la comunidad petrolera internacional como “Empresa Productiva del Estado” (hasta éste momento). Esta será una labor nada fácil sobre todo el crear conciencia de la Seguridad.

Aunado a lo anterior, la contaminación que representa la actividad petrolera de perforación, es un asunto siempre latente y observado por otras actividades económicas, como el Sector Pesquero que ha dejados saldos negativos; no me queda la menor duda que debemos poner atención tanto autoridades y sociedad de las condiciones de Seguridad que deben imperar en las instalaciones y sus alrededores lo cual no es negociable. Me decía un maestro a favor de los modelos neoliberales en la Universidad que “nadie cuida lo que no es suyo” refiriéndose a Petróleos Mexicanos que era una empresa de todos y de nadie desde la Nacionalización. Pero que equivocado estaba, ya que gracias a la renta petrolera que ha otorgado ésta empresa al Estado por más de 40 años, los beneficios llegan directa e indirectamente su empresa y su familia.

La corrupción, es un flagelo y tema que habrá que tratarlo a parte, pero que aliado con los intereses de particulares, muchas veces deseosos de ampliar sus zonas de influencia como de control de los recursos es de pensar y actuar.

Los piratas viejos fueron expulsados por el Sargento Español Alonso Felipe de Andrade  en 1717 en batalla que se gestó en Playa Norte donde murió. La pregunta en ésta 4T  ¿quién será nuestro Sargento? que pueda lidiar con esta vieja red de corrupción que roba hidrocarburos y depreda instalaciones como lo indica en su Libro Ana Lilia Pérez  -El Cartel Negro- Edit. Grijalbo. Ya no más modernos Francis Drake o Barbas Rojas en la Sonda de Campeche, lo que se quiere son condiciones para lograr productividad.

Coadyuvar a la Seguridad en un fraccionamiento no es ubicar una caseta y a un vigilante en la entrada, ni patrullar  de forma permanente una área restringida por las actividades petrolíferas en la Sonda de Campeche y Litoral Tabasco de acuerdo al asunto que nos ocupa. Estoy convencido, de que ésta Seguridad en el Mar territorial la debe proporcionar un Estado fuerte aplicando la Ley y sus reglamentos en la materia. Así mismo; creando las condiciones de justicia para el Desarrollo Sustentable y Sostenido de la zona. Ello nunca será un asunto de particulares aunque se encuentren muy avanzados en las materias de la SOLAS ("Safety of Life at Sea").

El problema es que la corrupción mezclado con los intereses mezquinos y la pobreza son factores que conllevan a la inseguridad en la zona. Cuentan anécdotas  muy sorprendidos los trabajadores de Pemex que visitaron Singapur para trasladar equipos de sexta generación a la Sonda de Campeche (Yunuen y kukulcán), que se allí las autoridades castigan por escupir en la calle o tirar chicles y no digamos por robar, incluso con penas capitales. Pero más sorpresa es para los Singapurenses de esa bella y moderna ciudad Estado, que en México todo mundo sabe quién robo y nadie actúa. Comparto la idea de que el abuso de poder es el ADN de la corrupción en nuestro país y no es un asunto solo cultural como nos quisieron hacer creer (palabras de Irma Eréndira Sandoval Secretaria de la Función Pública).

Querido lector, en el  sureste están las mejores playas, las mejores reservas de selva, el petróleo, el agua dulce, tierras fértiles y son los lugares más depredados con pocas vías de comunicación e inversión, como niveles de educación bajos. Pienso, que es hora de ponernos las pilas y que el centro y el norte del país vean al sureste como un polo de oportunidades de desarrollo que debe ser un modelo seguridad.


Semblanza

Humberto Sosa Argáez

El autor es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla y maestro en Administración con especialidad en Ingeniaría Financiera por la Universidad del Valle de México.

Ver más +

Encuesta