El sueño de muchos está cada vez más cerca de hacerse realidad. En el mundo del futbol no es un secreto que Xavi Hernández, exfutbolista del Barcelona y exseleccionado de España, quiera dirigir al equipo catalán con quien compartió más de 17 años y con quien ganó de todo. De acuerdo con las propias estadísticas del club, Xavi disputó más partidos oficiales con la camiseta del Barcelona (779) y, por tanto, es el elegido para sustituir como técnico a Ronald Koeman.

El técnico neerlandés fue cesado de su cargo el pasado miércoles por la noche tras la derrota del equipo azulgrana en Madrid frente al Rayo Vallecano. No obstante, la situación todavía no es para cantar victoria, pues Xavi aún tiene un contrato con el equipo Al Sadd con quién el pasado viernes gano la Emir Cup de Qatar. 

De acuerdo con el portal digital de ESPN, el contacto entre el Barcelona y Xavi se dio de inmediato tras el despido de Koeman, y lo que trascendió es que el técnico llegará al Barça acompañado de su hermano Óscar, quien ejercerá de ayudante junto a Sergio Alegre y con Iván Torres como preparador físico. Todo ello, en espera de la desvinculación con su actual club.

 

 

La llegada de Xavi al Al Sadd fue en 2015, por lo tanto la vinculación con su club, entre su etapa de jugador y la de entrenador, se prolongó ya por más de seis años. El contrato oficial del catalán, renovado en 2019, se prorrogó hasta 2023, hasta después del Mundial catarí del próximo año. Por tanto, no se trata sólo una negociación contractual, aunque ése es ahora el principal y quizá único obstáculo para la llegada del catalán al Barça.

El vínculo Al Sadd-Xavi es más que contractual, es afectivo. La reunión que este jueves tendrá el entrenador con sus jefes en el equipo será clave para desbloquear una situación que, más allá de cláusulas existentes o no, tiene que ver con lo personal más que con lo profesional. 

Todavía queda por concretar cuándo se hará cargo Xavi del equipo. La intención del Barcelona es que sea de inmediato, concediéndole el partido del próximo sábado con el Al-Sadd para despedirse del club y ya dirigiendo al equipo azulgrana en el trascendental duelo de Champions League en Ucrania frente al Dynamo de Kiev

De esta manera será Sergi Barjuán, entrenador del filial, el que se hará cargo del equipo desde este mismo jueves y dirigirá el partido del sábado frente al Alavés, por LaLiga. En caso contrario, su incorporación podría demorarse hasta el parón por selecciones y mantenerse en el cargo en los tres partidos a disputar hasta entonces (Alavés, Dynamo y Celta) el interino para debutar Xavi en el derbi frente al Espanyol el 20 de noviembre. 

Bajo contrato con el Al-Sadd hasta junio de 2023, Xavi tiene una cláusula liberadora valorada en un millón de euros que el Barcelona ya negocia con el club catarí, condición indispensable para concretar su retorno al Camp Nou.

Las ansias por ver a Xavi como nuevo director técnico existen, sobre todo por la relación tan cercana que tiene con el club que podría ayudar a eliminar la mala racha que existe en el Barcelona desde hace mucho tiempo. Levantar a un equipo grande no será fácil, pero que mejor que trabajar con el club que lo vio crecer dentro y fuera de la cancha, con el que ganó todo.

Fotografía: Instagram / @Xavi