Prisión preventiva necesaria o justificada fue lo que este fin de semana un juez de control impuso a los dos detenidos tras los cateos a tres ranchos vinculados a Antonio Valente Martín Fuentes, "El Toñín", a quien se señala de ser líder de bandas de delincuentes en la región de Quecholac y Palmarito Tochapan. 

En el Centro de Justicia del municipio de Tehuacán se llevó a cabo la audiencia inicial para definir la situación jurídica de Delfino Ramírez Enríquez ,de 41 años de edad, y Antonio Flores Porras, de 37. 

El juez a cargo calificó de legal el arresto de los dos presentados y  el agente del Ministerio Público les formuló imputación por resistencia de particulares y portación de arma de fuego sin licencia. 

Poco después, el representante de la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) expuso los datos de prueba del caso y solicitó que los dos asegurados fueran vinculados a proceso

En ese instante, los imputados solicitaron a través de su defensa la duplicidad del término constitucional de 144 horas, para que sea en una segunda audiencia en la que se resuelva si serán o no vinculados a proceso.

Por lo anterior, la representación social pidió que a los acusados les fuera impuesta la medida cautelar de prisión preventiva, lo cual fue concedido por el jurista, quien ordenó que fueran enviados al penal de Tehuacán. 

Fue el pasado 21 de octubre cuando  la FGE dio a conocer la cumplimentación de tres órdenes de cateo a tres inmuebles, dos en San Bartolomé Coscomaya, municipio de Quecholac, y un tercer rancho de la localidad Bellavista de Victoria, en  Palmar de Bravo. En estos inmuebles ligados a “El Toñín”, las autoridades ministeriales detectaron un túnel, aseguró ocho armas largas, droga y más de 100 cartuchos útiles, además de que detuvo a dos personas. 

Los resultados de las tres diligencias, forman parte de las investigaciones que continúa la Fiscalía General del Estado de Puebla  por hechos ilícitos en la zona de Quecholac y Palmar de Bravo, resaltó en su momento la dependencia.