La opinión de ex líderes del PRI sobre la reforma eléctrica no será decisiva, señaló Alejandro Moreno, presidente del tricolor, quien dijo que la postura de su partido será producto del consenso y la reflexión profunda.

El presidente nacional del tricolor señaló que da la bienvenida a todos los puntos de vista sobre la iniciativa de reforma constitucional pero descartó que cada uno de los militantes priistas piensen de la misma forma, y adelantó que al interior del partido  no habrá imposiciones.

“En esta etapa, el consenso interno provendrá del debate equilibrado, en el que la opinión  y criterio de algún notable se tomará en cuenta, pero no será decisiva. El consenso será producto del acuerdo interno, y este, a su vez, del examen minucioso de las propuestas, en donde todos podrán participar”, indicó.

Ayer, Dulce María Sauri, Manlio Fabio Beltrones, Pedro Joaquín Coldwell y Enrique Ochoa Reza, expresaron que la reforma eléctrica es un regreso al pasado, por lo que votar a favor de ella podría implicar la extinción del tricolor.

Moreno dijo que considerarán los puntos de vista de los exdirigentes del partido, pero insistió en que el objetivo es contrastar ideas, argumentos y datos para tomar la decisión que más convenga a las familias y a los sectores productivos del país.

Por su parte, la secretaria general del tricolor, Carolina Viggiano, indicó que a pesar de que desde el año 2000 se ha extendido el acta de defunción, su partido está lejos de extinguirse.

“Ahora mismo somos un partido que importa en la decisión que vamos a tomar”, sostuvo.

La diputada federal dijo que respeta la opinión de los cuatro expresidentes de su partido, pero advirtió que ellos no son dueños del debate ni de la verdad, según una información del periódico Reforma