Votar por la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador es regresar al pasado y el PRI podría extinguirse, advirtieron cuatro expresidentes nacionales de ese partido.

“Qué importa si está el PRI en el gobierno o en la oposición; nunca debe estar en contra de lo que está sucediendo en el mundo, dijo Manlio Fabio Beltrones.

Pedro Joaquín Coldwell aseveró que “si aprueba una reforma tan radical y tan estatista como ésta no va a haber diferencia con Morena. El PRI se va a convertir en un partido satélite de un nuevo partido hegemónico del siglo 21”.

Dulce María Sauri expresó que “la iniciativa del presidente López Obrador no tiene reparación, no tiene compostura alguna; es necesario que quede o en el ‘congelador’ o simple y llanamente sea desechada”.  

Por su parte, Enrique Ochoa dijo que el PRI debe de avanzar en la ruta de defender al medio ambiente, a los servicios públicos, a la salud pública y a la ciudadanía de percibir los beneficios de la transformación energética que vive México en el mundo, no cerrarle la puerta”.

Los cuatro ex dirigentes llamaron a los legisladores priistas a votar en contra de la iniciativa presidencial que no dudaron en calificar como una contrarreforma que pone en riesgo el medio ambiente, la competitividad, la calidad de los servicios y que causaría millonarias pérdidas económicas al país.

“La contrarreforma que se está proponiendo ahora en el Congreso cambia el orden de despacho y se pone delante de las energías caras y contaminantes, desplazando las energías limpias que son el presente y el futuro de la humanidad”, explicó Ochoa, líder del PRI entre 2016 y 2018, según una información del Periódico Reforma.