Luego de tres años de gestión, de ser la primera presidenta municipal de izquierda y de no poder reelegirse, la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, se despidió este jueves de la ciudadanía destacando los que considera sus logros, así como alzando la voz contra la violencia política y mediática en su contra durante su administración.

En su última sesión de cabildo en la que participaron 18 regidores y regidoras, algunos de manera virtual, la alcaldesa enfatizó no titubeó en señalar las agresiones, algunas provenientes de otras autoridades, para poner un alto con el objetivo de no normalizar la violencia contra las mujeres y empoderarlas.

Rivera Vivanco opinó que se deben dejar atrás los modelos misóginos de hacer política, por lo cual dijo que emprendió acciones legales, aunque algunas fueron poco comprendidas.

En su momento la alcaldesa inició un proceso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para evitar que el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta asumiera la seguridad en el municipio.

También denunció al mandatario estatal por violencia política de género ante el Instituto Electoral del Estado (IEE), luego de que hiciera expresiones como “no, no, qué horror” al referirse a ella, o “yo trabajo muy bien con todos los presidentes, excepto con la de Puebla”.

Rivera Vivanco también acudió al Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) para denunciar el mismo problema, pero con el regidor Roberto Elí Esponda Islas, aunque la autoridad consideró que no hubo violencia política de género.

La presidenta municipal dijo que seguirá luchando del lado del pueblo ahora que termina su gestión, durante la cual no cedió a chantajes políticos y se preocupó por trabajar a favor de la vida pública.

No obstante, la alcaldesa lideró la última sesión de cabildo custodiada por elementos de seguridad, luego de que en la sesión del lunes decenas de sindicalizados se manifestaron en contra de la entrega bases para personas que supuestamente no cumplieron con los requisitos, e incluso en la protesta hubo quemas y destrozos.

Renuncian funcionarios

Durante la sesión la secretaria de Seguridad Ciudadana, María de Lourdes Rosales Martínez; el tesorero, Leobardo Rodríguez Juárez; la contralora Cecilia Moreno Romero y el secretario del ayuntamiento, Edgar Damián Romero Suárez, renunciaron a sus cargos.

La renuncia de los funcionarios aplica desde la última hora de este día, pues a partir de este 15 de octubre comienza la nueva gestión encabezada por el panista, Eduardo Rivera Pérez.

La alcaldesa agradeció a los funcionarios municipales los resultados generados, como la capacitación de los policías, el reconocimiento de nuevos asentamientos y el terminar con la deuda pública del municipio.