Senadores estadounidenses pidieron a Antony Blinken, Secretario de Estado, suspender la exportación de armas a la Secretaría de Marina y policías de México por supuestos “malos manejos” que derivan en abuso de derechos humanos y falta de transparencia sobre los usuarios finales.

La solicitud se hizo el 14 de septiembre mediante una carta firmada por los senadores: Patrick Leahy, de Vermont; Cory Booker, de Nueva Jersey; Jeff Merkley, de Oregon y Dick Durbin, de Illinois, todos del partido demócrata.

En ella se expresa la preocupación de que las armas que salen de Estados Unidos no tienen mecanismos claros de seguridad para evitar que sean usadas en crímenes.

Señalaron que es evidente una infiltración generalizada de organizaciones criminales en las fuerzas policiales mexicanas, así como la participación policial y militar en atrocidades, por lo que pidieron a la Secretaría de Estado y de Comercio estadounidense establecer mecanismos para garantizar que las armas no contribuyan a esos delitos.

En su carta citaron casos de uso de armas norteamericanas en abusos a derechos humanos, como el de Ayotzinapa en 2014, matanzas en Tamaulipas, así como desapariciones forzadas en las que habrían participado elementos de la Marina.

En julio la Secretaría de Marina de México compró rifles automáticos y silenciadores de marca Sig Sauer por un valor de 5.5 millones de dólares. Esta compra, al ser superior al millón de dólares, tiene que aprobarse por el Congreso norteamericano.

En agosto el gobierno mexicano denunció a fabricantes y proveedores de armas en Estados Unidos alegando que distribuyen armamento a cárteles del crimen organizado.

De acuerdo con el United States Census Bureau, entre 2013 y 2019 Sig Sauer ha vendido 13 mil armas a México que son usadas por las policías.

Con información de El Universal