El conocido boxeador y senador filipinoManny Pacquiao, anunció que iniciará una campaña con el fin de postularse como presidente de su país para las elecciones del próximo 2022. El “Pac-man” aceptó la nominación de su partido PDP-Laban durante la convención nacional de este domingo, donde se comprometió a servir de manera honesta a su pueblo que, según dijo, espera ya un cambio de gobierno.

"Soy un luchador y siempre seré un luchador dentro y fuera del ring", comentó Pacquiao, de 42 años de edad, y que cayera en agosto pasado ante el cubano Yordenis Ugas, en lo que significó su regreso a los cuadriláteros.

"En nombre de nuestros compatriotas que durante mucho tiempo han deseado el cambio correcto en el gobierno, espero de todo corazón, con valentía y humildad su apoyo", agregó.

Pacquiao es el actual presidente de la facción PDP-Laban liderada por él y el senador Aquilino "Koko" Pimentel III. Otra facción del partido nominó a principios de septiembre al presidente Rodrigo Duterte como su candidato a vicepresidente y al senador Bong Go, excolaborador de Duterte, como su candidato presidencial.

Duterte, a quien por cierto la Constitución prohíbe buscar un segundo mandato de seis años, aceptó dicha nominación, pero Go se negó a presentarse para buscar la presidencia.

El presidente ha lanzado una brutal campaña contra las drogas y, la semana pasada, refirió que preferiría "morir primero" antes de enfrentarse a un tribunal internacional, un día después de que la Corte Penal Internacional anunciara que sería investigado por denuncias de crímenes de lesa humanidad que han sido vinculados a la represión que ha dejado como saldo a miles de muertos.

Pacquiao ha acusado expresamente al gobierno de Durterte, su ex aliado, de empeorar la corrupción en las Filipinas. Por otro lado, a los detractores que cuestionan sus méritos, el boxeador ha dicho que su propia experiencia al crecer como una persona pobre le ayudará para gobernar el país; añadió que combatirá la pobreza y la corrupción.

"En toda mi vida, nunca he rehuido en ninguna pelea", dijo Pacquiao, mientras advertía a los políticos que considere responsables de corrupción que "pronto acabarán en la cárcel".

Foto: Twitter