Un total de 24 niños y jóvenes se capacitaron como promotores ambientales en Puebla, como parte del Programa de Restauración Ambiental Comunitaria que CEMEX impulsa en la entidad.

La iniciativa fomenta la educación ambiental participativa y tiene como actividades la formación de promotores y líderes ambientales, alcanzando ya un total de 226 personas certificadas en comunidades de los municipios de Cuautinchán, Tecali de Herrera y Tepeaca.

En esta ocasión se llevó a cabo la clausura de la sexta generación, conformada por estudiantes de las secundarias Gregorio de Gante y José María Morelos y Pavón, de las comunidades de Santa Cruz Ajajalpan y Concepción Pardiñas, pertenecientes a los municipios de Tecali de Herrera y Cuautinchán, respectivamente.

El programa se efectuó de manera virtual, a través de un grupo de WhatsApp y de manera individual, con protocolos de seguridad, desarrollándose dos tipos de proyecto: la realización de 10 huertos de traspatio y 11 granjas de gallinas ponedoras.

La iniciativa consistió en más de 60 sesiones para la instalación, manejo, cuidado, control de plagas y alimentación de los vegetales y animales involucrados en los proyectos productivos que se han puesto en marcha.

CEMEX llevó a cabo la coordinación, capacitación y, para la implementación de los proyectos, brindó un kit a los estudiantes, el cual consistió en plántula y semillas para la siembra de los huertos, además de 4 pollitas, 1 pollo, bebedero y madera para la construcción y desarrollo de cada granjita.

Además de los niños y jóvenes que formaron parte de la capacitación, los padres de familia apoyaron en la construcción y mantenimiento del proceso, el cual tuvo como resultado una producción agroecológica de alimentos que beneficia a alrededor de 105 personas de las comunidades de Santa Cruz Ajajalpan y Concepción Pardiñas.

En un primer proyecto, los promotores ambientales desarrollaron 10 huertos con una superficie total de 100 metros cuadrados sembrados, en los que se produjeron más de 321 kilogramos de brócoli, cebolla, cilantro, chile, coliflor, ejote, lechuga, rábano y tomate.

Mientras que en el segundo, se desarrollaron 11 granjitas productoras de huevo, las cuales produjeron en promedio 176 piezas semanales entre abril y julio, para un total de 2,816 piezas de huevo criollo.

Estas iniciativas son una fuente importante de recursos que complementan la economía de las familias. La producción se destina, principalmente, al autoconsumo y otra parte a la comercialización, lo que se convierte en un ingreso familiar.

Además, con ello se contribuyó a cumplir la meta número 2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, correspondiente a Hambre Cero en el que se procura la seguridad alimentaria, mejora la nutrición y se promueve la agricultura sostenible.

Asimismo, se llevó a cabo la utilización de materiales reciclables para la elaboración de granjas y cercas de madera con desechos de CEMEX Planta Tepeaca, un sello sostenible que la compañía cementera viene realizando con programas como Futuro en Acción, iniciativa de acción climática con la que busca reducir la huella de carbono para el 2030.