Personas que aún no se tienen identificadas quemaron y robaron el material que sirve para la contención del agua de lluvia que se acumula cerca de la gaza de descenso del puente del acceso sur, lo que provocó el deslizamiento de la tierra que acabó con el derrumbe de las últimas horas.

Este problema se consignó desde hace 15 días a través de este medio de comunicación cuando el deslizamiento apenas abarcaba cuatro metros de ancho por otros cuatro de altura, aunque la base de la carpeta asfáltica ya está dañada.

Esta mañana trabajadores del área de obras públicas del municipio ya se encuentran laborando en el lugar para la colocación de drenaje de 24 pulgadas de concreto para suplir el que fue vandalizado, se desconoce desde hace cuánto tiempo.

Rubén Ruiz, ingeniero responsable de la obra por parte del gobierno municipal señaló que se colocarán 24 metros lineales de drenaje de concreto y posteriormente se rellenará para volver a construir la carretera.

Recalcó que se trató de un acto humano los que provocó este hecho que terminó en derrumbe, por fortuna sin vidas que lamentar, solo daños materiales.

El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta dijo que revisará la carretera que presentó un hundimiento para que sea atendida, a través de la secretaría de Infraestructura.

El tramo carretero de la autopista Siglo XXI dañado es responsabilidad del ayuntamiento, dijo, pero la Secretaría de Infraestructura de Puebla revisará los daños. Declaró que no es un socavón y que pedirá un dictamen sobre la vialidad.

“No es área del Estado, es área del municipio, es competencia municipal, y lo está tendiendo la Dirección de obras del municipio de Atlixco. Yo pedí (un informe) a la Secretaría de Infraestructura”, comentó.

Cabe mencionar que hace un par de semanas el director de Obras Públicas de Atlixco, Edgar Perea, aseguró que sería en una semana que iniciarían los trabajos en el lugar, pero ya han pasado casi 20 días y no sucedió esto. 

Señaló también que tras reunión con la Secretaría de Infraestructura del Estado de Puebla se acordó que el gobierno de Guillermo Velázquez sería el encargado de los trabajos. A la fecha se desconoce la razón por la que no se realizaron

Desde finales de mayo pasado la zona quedó acordonada y se prohibió el paso de los vehículos, lo que evitó que algún auto cayera junto con la carpeta asfáltica, mientras circulaban por la zona; ahora es un verdadero riesgo hasta para los peatones usar esta vía.