Las proveedoras Schnellecke y Fujikura notificaron a sus empleados que a partir de este fin de semana entran en paro técnico, previendo que la armadora alemana Volkswagen amplíe su propio paro técnico previsto para que termine a finales de junio.
 
En comunicados internos avisaron a sus trabajadores que quienes tengan saldo de vacaciones podrán tomar esos días a cuenta y recibir su salario íntegro, pero aquellos que no, recibirán solo el 50 por ciento de su pago.
 
Las proveedoras contemplan que haya una extensión, aún indeterminada, del paro técnico de Volkswagen de México en la producción de la Tiguan y la Taos. Hasta la tarde de este sábado, ni Volkswagen ni el sindicato habían informado sobre una posible ampliación.

Schnellecke, que se desempeña con trabajos de logística dentro de la planta Volkswagen, informó que a partir del 27 de junio su personal del Segmento 2 correspondiente a la Tiguan y hojalatería, deberá entrar en esta modalidad. Dicho paro concluirá, según lo previsto, en el primer turno del 6 de julio.

En Fujikura, establecida en la junta auxiliar La Resurrección, el paro para los trabajadores del área Tiguan será hasta el 12 de julio y un día después se reintegrarán a sus labores, mientras que para los de la línea Taos será hasta el 1 de julio; no obstante, mientras dura la suspensión, tendrán que usar sus días de vacaciones o percibir solo la mitad de su sueldo.

Esta situación únicamente ha sido reconocida públicamente por estas tres empresas, aunque en Puebla hay unas 50 empresas de autopartes, según cifras de las principales confederaciones sindicales, que dan trabajo a cerca de 50 mil trabajadores en distintas actividades.

Si bien muchas de ellas tienen contratos de proveeduría con otras armadoras de autos, como General Motors, para la mayoría su principal cliente son Volkswagen y Audi de México, por lo que fijan su producción de acuerdo a los requerimientos de estas firmas.