El diputado plurinominal Gabriel Biestro Medinilla anticipó su interés por buscar la dirigencia de Morena en Puebla otra vez, tras no obtener la candidatura a la alcaldía de la capital.

En rueda de prensa virtual adelantó que en unos días confirmaría su aspiración si ve que hay “condiciones” para buscar el cargo de dirigente, que ya ocupó de 2015 a 2018.

Sin precisar cuáles serían esas condiciones, dijo que le interesa “recuperar” al partido y devolverlo a su origen, pues criticó que ahora lo controlan personas que incluso van en contra de lo que pregona la llamada “cuarta transformación”.

Tras la elección exigió la renuncia del secretario General en funciones de dirigente, Édgar Garmendia de los Santos, del enlace nacional Carlos Evangelista Aniceto y del secretario de Organización, Aristóteles Belmont Cortés.

Como Morena perdió la capital y otros municipios importantes del estado, exigió a los tres hacerse “responsables” de sus actos y abandonar la dirigencia.

Además los acusó de violentar los derechos de la militancia, mediante la imposición de candidaturas y la exclusión de las bases y de fundadores del partido.

Si bien celebró los triunfos en diputaciones federales y locales, dijo que las derrotas exhiben la descomposición del partido que ahora necesita ser reconstruido.

Hubiera ganado en la capital, señala   

En el caso de la capital, Biestro Medinilla reiteró que Claudia Rivera Vivanco era “el peor perfil” para la contienda, e incluso alardeó que, de haber sido candidato, él habría ganado al panista Eduardo Rivera Pérez.

Anunció que ahora se dedicará “de lleno” a recorrer el municipio para ser “portavoz” de la ciudadanía y encabezar sus causas.

No aclaró si regresará al cargo de legislador o si iría al gobierno estatal, pero no descartó ningún escenario.

La dirigencia estatal de Morena se renovaría mediante elección interna en agosto de 2019, pero por irregularidades el proceso se anuló y se repetiría a mediados de 2020, sin embargo, se postergó por la pandemia de covid -19 y luego por el proceso electoral.

Ahora se prevé que en agosto nuevamente se reinicie el proceso interno para elegir nueva dirigencia y nuevo Consejo Estatal, pues los existentes entraron en funciones en 2015.

De no ser diputado plurinominal, Biestro Medinilla continuaría como presidente del partido en Puebla, pues en 2018 debió renunciar para llegar al Congreso local, de ahí que sus funciones las tomó Garmendia de los Santos, quien ahora igual deberá renunciar porque también será legislador plurinominal.