El presidente Andrés Manuel López Obrador y los gobernadores de Coahuila y Durango, encabezaron la ceremonia de “Petición de perdón por agravios a la comunidad china” desde Torreón.  

AMLO participó en la ceremonia en compañía del embajador de China en México Zhu Qingqiao en el Bosque Venustiano Carranza, donde se localiza una escultura a la comunidad china. 

En mayo de 1911, tropas maderistas atacaron a una comunidad china de más de 600 personas que estaban asentadas en tierras de la Comarca Lagunera, donde 303 mujeres y hombres fueron asesinadas.  

Miguel Ángel Riquelme Solís, gobernador de Coahuila, destacó la importancia de la memoria de la matanza de los 303 chinos hace 110 años.  

Rememoró la intervención del movimiento maderista en este estado y señaló que algunos miembros de ese ejército revolucionario perpetraron la matanza. "Ha 110 años insistimos en que no es esa nuestra naturaleza como coahuilenses y nos distinguimos por alto sentido de hospitalidad y solidaria".  

Dice que su gobierno se suma a la petición de perdón promovida por el gobierno federal. "Aquí en Coahuila tendrán patente nuestra amistad y un gran número de admiradores de su cultura y nación".  

Posteriormente, López Obrador hizo la entrega del árbol de la vida al embajador de México en China, símbolo de reinvindicación histórica.