La NASA logró producir oxígeno respirable en otro planeta. Esto gracias a uno de los instrumentos a bordo del vehículo Perseverance que es un aparato diseñado para probar si se puede producir combustible y aire respirable a partir de los materiales disponibles en Marte.

El dron Ingenuity, un aparato llamado Moxie instalado en el Perseverance, consiguió producir unos cinco gramos de oxígeno, una cantidad suficiente como para que un astronauta pudiese respirar durante 10 minutos, según la NASA.

Esta acción es un primer paso para ayudar a no tener que transportar grandes cantidades de oxígeno a Marte para impulsar los cohetes de regreso a la Tierra, según informó la NASA.

Moxie tocó Marte el 18 de febrero y pudo extraer oxígeno de la fina atmósfera marciana, compuesta en un 96% de dióxido de carbono (una parte de carbono y dos partes de oxígeno) y menos de un 1% de oxígeno.

La prueba tuvo lugar el martes, cuando se produjo 5 gramos de oxígeno.

Un cohete con cuatro astronautas necesitaría 3.5 veces más oxígeno que combustible para cohetes para un viaje de regreso desde Marte, explicó la NASA en un comunicado.

“Transportar 25 toneladas métricas de oxígeno desde la Tierra a Marte sería una tarea ardua. Transportar un convertidor de oxígeno de una tonelada, un descendiente más grande y poderoso que Moxie que podría producir esas 25 toneladas, sería mucho más económico y práctico”, agregó la agencia espacial.

El Ingenuity flotó a unos tres metros del suelo marciano durante 30 segundos y se convirtió así en la primera aeronave de la Tierra en volar sobre otro planeta.

El Perseverance seguirá haciendo pruebas para producir oxígeno en diferentes condiciones meteorológicas y a diferentes niveles de pureza.