Rafael Nadal se despidió este viernes del torneo Masters 1000 de Montecarlo, el segundo de categoría 1000 en la temporada, al caer 6-2, 4-6 y 6-2 ante el ruso Andrey Rublev. Aunque el partido fue de menos a más para el español, Nadal no pudo arrancarle la victoria a un Rublev que sorprendió yéndose arriba desde el primer set y que por poco liquida el partido en dos ‘rounds’.

El balear topó con un joven de 23 años de edad considerado de los mejores jugadores del 2020 y con más proyección. El rey de la superficie de tierra batida tuvo un inicio lleno de errores y contrariado como pocas veces se le mira. Nadal, 11 veces campeón en Montecarlo, forzó el tercer set pero no intimidó a su oponente, que en semifinales se medirá con el noruego Casper Ruud tras eliminar (6-4, 6-3) al vigente campeón Fabio Fognini, ¡otra sorpresa!

En su tercer partido en el torneo monegasco, después de superar los trámites ante Delbonis Dimitrov, Nadal se encontró con la exigencia que no tenía desde hace dos meses en el Australian Open, para luego ausentarse casi dos meses por culpa de unos problemas en la espalda. Es por eso que llegó a Montecarlo con menos partidos que nunca y ante Rublev se juntó un poco todo, pues cuando logró entrar en la pelea, las piernas se le notaron evidentemente agotadas.

Ciertamente, a Rublev no le intimidó nada más que no haberse llevado el segundo set de manera corrida, pues fue ahí donde Nadal quiso reaccionar para mandar al alargue.

Para el tercer set el ruso salió por delante y rápidamente quiso hacerse con la ventaja. Tras poner la cosa 5-2 en su favor llegó el ansiado match point que definió con tiro hacia la esquina derecha, rozando la línea de fondo y a donde Nadal –por más que intentó- ya no pudo llegar. Rublev dio un paso de gigante más apeando a Nadal en la primera parada de la arcilla para el balear, quien definitivamente debe comenzar a mirar hacia Barcelona.

Foto: Twitter