A través de su Programa de Restauración Ambiental Comunitaria (PRAC), la planta de CEMEX en Puebla construyó en sus instalaciones un “hotel para insectos” y “casas para pájaros”.

El propósito de ambos nichos es contribuir a la conservación del medio ambiente, de la flora y fauna endémicas, así como preservar la biodiversidad y vida de insectos polinizadores.

Los hoteles de insectos son estructuras que sirven para proteger abejas solitarias y otros polinizadores, y su objetivo es mejorar los sitios de cría repercutiendo en la mejora de zonas agrícolas aledañas.

El hotel se ha convertido en un aliado del huerto que CEMEX tiene en su planta de Puebla, ya que para producir frutos y semillas las plantas necesitan que los insectos transporten el polen de una flor a otra. 

En el caso de las casas de pájaros, dentro de la planta cementera se puede apreciar el vuelo de diferentes especies como golondrinas, papamoscas, cardenalitos, tiranos chibiú y pinzones mexicanos.

Esta simple estructura acarrea beneficios para la conservación ambiental, pues protege la biodiversidad, contribuye al control de plagas y otorga un paisaje auditivo con sonidos únicos y relajantes.

Ambas estructuras de madera reciclada ofrecen beneficios ambientales y educativos, debido a que también funcionan como herramienta para acercar a los niños a la naturaleza y, de modo didáctico en sitio, comprendan la importancia de estos pequeños seres en la cadena alimenticia y en el mejoramiento de nuestro ecosistema.