La austeridad decretada por el gobierno federal fue letra muerta en las partidas de Servicios Generales y Materiales y Suministros.

Si se hubiera cumplido el ahorro del 75 % de su presupuesto, decretado en abril de 2020, el gasto en esas partidas debía sumar 166 mil millones de pesos pero resultaron de 672 mil 534 millones de pesos, según lo consigna el sitio Transparencia Presupuestaria, del propio gobierno federal.

El monto fue superior a los 666 mil 613 millones presupuestados originalmente para esas partidas.

Ante la pandemia de Covid-19, el decreto establecía que los ahorros debían lograrse principalmente en la nómina, porque dentro de los servicios generales se consideran los servicios de subcontratación. Pero también en materiales de oficina, limpieza y servicios de agua, electricidad e internet, así como en materiales de construcción o productos alimenticios.

 Pero en ninguno de esos rubros se pudo contener el gasto y pasó todo lo contrario.

En Servicios Generales el gasto aumentó en subcontratación, con 26 por ciento arriba de lo aprobado, lo que implicó 7 mil 565 millones de pesos más, según una información del diario Reforma.

También hubo un exceso de gasto en energía eléctrica por 3 mil 508 millones de pesos, 37 por ciento más de lo inicialmente presupuestado.

En el capítulo de Materiales y Suministros, los incrementos se reflejan en 255 millones en fertilizantes, pesticidas y otros agroquímicos y mil 27 millones de pesos extra a lo presupuestado en material impreso e información digital.

También se gastaron 292 millones adicionales al presupuesto en arrendamiento o instalación de equipos médicos y de laboratorio en Servicios Generales.

El gasto en Servicios de diseño, arquitectura, ingeniería y similares creció en 153 millones y el Arrendamiento de vehículos para programas de seguridad pública y nacional creció en 62.7 millones. Los aumentos en materiales y servicios médicos para atender la pandemia fueron limitados. Se registraron 8 mil 75 millones extras o 9 por ciento adicional a lo presupuestado en materiales y médicos, medicinas y materiales de laboratorios.

En total, el gasto en las dos partidas mencionadas en el decreto resultó superior en 5 mil 920 millones a lo aprobado inicialmente por el Congreso antes de la pandemia.