En el estacionamiento del centro comercial Periplaza, al sur de la ciudad, agentes de la Policía Estatal detuvieron a Roberto Carlos P., quien pretendía vender un arma de fuego y droga, por lo que fue puesto a disposición de las autoridades ministeriales. 

De acuerdo con labores de inteligencia, el detenido usaba un perfil de redes sociales para exhibir las armas y drogas que tenía a la venta, pactaba precios y lugares de entrega, lo que permitió a los policías  ubicarlo. 

Al hacerle una revisión, los agentes encontraron que estaba en posesión de un arma de fuego tipo pistola calibre .9 milímetros abastecida con seis cartuchos útiles y 22 gramos de aparente cristal, por lo que fue detenido. 

El hombre, de 44 años, presumía a las personas que lo contactaban a través de redes sociales, que tenía el respaldo de un “cartel” de la delincuencia organizada del que supuestamente era una pieza importante dentro de la estructura.

Y en Amalucan

En inmediaciones de la colonia Plazas Amalucan, agentes de la Policía Estatal detuvieron a un presunto distribuidor de armas y drogas. 

El hombre se identificó como Juan Pablo F., de 18 años, a quien los uniformados le aseguraron un arma de fuego hechiza calibre .22, así como 36.23 gramos de una sustancia granulada, presumiblemente cristal, por lo que le informaron que sería presentado a las autoridades correspondientes. 

De acuerdo a reportes del área de inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el detenido presuntamente pertenece a una red de distribuidores de armas que utiliza aplicaciones para mensajería celular y a través de grupos ofertan armamento y chalecos tácticos a personas de distintos puntos del país. 

La dependencia tiene conocimiento que Juan Pablo F. también estaría dedicado a la venta de estupefacientes.