El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta señaló que no podía dar una opinión sobre el conflicto interno por la dirigencia estatal de Morena, sin embargo, tiene “la mejor opinión” de Mario Bracamonte, quien fue designado como delegado con funciones del presidente del comité estatal en Puebla.

Durante la conferencia virtual fue cuestionado en dos ocasiones sobre el proceso interno del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

“No, no voy opinar, cómo creen que opine el gobernador respecto el pleito de Morena. Ojalá lo resuelva bien y pronto”, dijo en su primera intervención.

Después fue cuestionado sobre la designación Mario Bracamonte y de Jorge Aguilar en la comisión de Derechos Humanos de Morena, además de las impugnaciones que anunció el aún líder estatal, Edgar Garmendia de los Santos.

Barbosa comentó que no debe opinar sobre los partidos políticos ni procedimientos internos, los cuales –dijo- deben desahogarse en los términos de sus reglamentos.

“Los partidos deberían ser más cautos (…), deberían tener condiciones políticas para resolver las cosas”, agregó.

Agregó que tiene la mejor opinión de Mario Bracamonte y su compañero Jorge Aguilar, pero nada más.

 “Yo tengo la mejor opinión de Mario Bracamonte y de este muchacho Jorge Aguilar, pero es lo único. No voy a meterme en una opinión política, porque no le corresponde al gobernador opinar sobre la vida interna de partidos”, reiteró.

El pasado 24 de enero, consejeros de Morena afines al gobernador Miguel Barbosa Huerta y al diputado local Gabriel Biestro Medinilla nombraron a Mario Bracamonte González otra vez como dirigente estatal del partido, apenas una semana después de su destitución.

Un día después, Alfonso Bermúdez, representante electoral de Morena, no descartó que Barbosa Huerta impulse a Bracamonte González, por lo que exigió que se respeten los estatutos del partido.