Tres personas murieron y una se encuentra desaparecida por una fuerte explosión  en un edificio del centro de Madrid cuando se reparaba una caldera.

La persona desaparecida sería el operario que reparaba la caldera. Además, hay once personas heridas, una de ellas de gravedad, indicó la presidenta regional.

La explosión causó graves daños en el edificio de seis plantas, perteneciente a una parroquia y ubicado junto a una residencia de ancianos y una escuela en las que, a pesar de los temores iniciales, no hay víctimas.

En varias plantas del inmueble, ubicado en la calle Toledo, la fachada saltó por los aires y apenas quedó en pie la estructura del edificio. Una columna de humo salía del interior, mientras los bomberos trataban de apagar las llamas, constató un periodista de la AFP.

Decenas de vehículos de emergencias se desplazaron a la zona, llena de cascotes y escombros, y los servicios de emergencias médicas levantaron una carpa amarilla para atender a los heridos de la explosión que causó terror en los vecinos.

"Estábamos en casa y hemos visto temblar nuestras ventanas y todo el edificio que se ha movido", dijo a esa agencia Simona Garufi, una mujer de 45 años que vive a 600 metros de la explosión.

"Ha sido brutal, estaba cruzando el semáforo de enfrente y hemos oído una explosión increíble, nos hemos girado y el edificio ya estaba destrozado", contó por su parte, Lucía Higuera