El Ayuntamiento de Puebla estacionó vehículos oficiales sobre la calle 5 de Mayo para evitar que se instalen vendedores ambulantes, como ha sucedido el martes y miércoles, desde que inició el decreto para reducir la actividad comercial en el estado.

Ayer el gobierno municipal sostuvo que ya había una reducción mayor al 50 por ciento del comercio en vía pública, así como la inhibición del 100 por ciento de mercados temporales y eventos públicos de temporada navideña.

Sin embargo en este corredor comercial y en la zona del mercado 5 de mayo aún se observó la presencia de comerciantes, aunque sólo hubo tres aseguramientos de personas con su respectiva mercancía.

René Sánchez Galindo, secretario de Gobernación y presidente del Comité de Seguimiento del Ayuntamiento de Puebla, indicó que el retiro de los vendedores será a través del diálogo, “sin caer en provocaciones” ni reprimirlos con la fuerza pública.

A quienes sean detenidos por vender en las calles serán sujetos a multas de casi 10 mil pesos o arrestos de 36 horas.

De acuerdo con el decreto estatal, entre el 19 de diciembre y el 11 de enero, están prohibidas las actividades no esenciales a fin de reducir los contagios por Covid-19. Entre ellas se encuentra el comercio informal en los 217 municipios del estado.