La senadora del PAN, Indira de Jesús Rosas San Román, pidió a las autoridades en materia de Seguridad  Pública y Fiscalías Generales de Justicia  de los estados de Veracruz, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Querétaro, Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Jalisco y Tamaulipas, para que en el ámbito de sus competencias y en coordinación con el Poder Ejecutivo Federal, implementen un plan de acción para combatir el robo de hidrocarburos y gas licuado.  

La legisladora albiazul, refirió que durante 2019 y años anteriores, se registró un fuerte incremento en el robo de Gas LP a ductos y refinerías de Petróleos  Mexicanos y su consecuente distribución ilícita  en los principales mercados de consumo concentrado, específicamente las 10 entidades federativas referidas del  centro y sureste del país.   

“Desde hace algunos años, se tiene detectada y documentada una diversidad  de actividades ilícitas vinculadas con la  sustracción, comercialización,  transporte, almacenamiento, distribución   y expendio de gas licuado de petróleo   de procedencia ilícita en diversos estados de la República”, señaló.  

Lamentó que desafortunadamente la estimación para 2020 es que no existe disminución de esta actividad ilícita, debido a la falta de implementación de estrategias y acciones de alto impacto para contrarrestar este grave problema social y económico que ocurre a diario. 

Indicó que en el sexenio comprendido de 2012 a 2018, las tomas clandestinas del ducto principal de Pemex se incrementaron 800%, acumulando más de 44,000 tomas en el sexenio y más de 15,200 tan solo en el año 2019. 

“Esto equivale a 42 tomas clandestinas diariamente durante 365 días del año y a 58,000 toneladas de Gas LP mensuales. Se calcula que en 2019 la pérdida económica fue de 70 mil millones de pesos, de los cuales, 13 mil millones de pesos corresponden al  robo de Gas  L.P., lo que representa casi el 10% de todo el Gas L.P. distribuido a nivel nacional. Este grave problema se concentra en diez entidades federativas: Veracruz, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala, Querétaro, Ciudad de México, Estado de México, Guanajuato, Jalisco  y Tamaulipas. En ellas, el Gas  LP robado llega a representar hasta un 25%  del  mercado  total de  Gas LP provocando una creciente descomposición social y alto índice de probabilidad de siniestros que afecten a la sociedad en su conjunto”, señaló.