Según una investigación preliminar presentada por la American Heart Association, las personas que comen chile tienen una vida más larga y un riesgo menor de morir por una enfermedad cardiovascular o cáncer.

Según los investigadores, se analizaron los registros de salud de más de medio millón de personas en países como China, Italia, Irán y Estados Unidos.

Tras el análisis, se logró determinar que las personas que consumían chile tienen un 25 por ciento menos de letalidad por cualquier causa natural. Además, se pudo concluir una reducción del 26 por ciento en la mortalidad por motivos cardiovasculares y del 23 por ciento por cáncer.

“Este resultado destaca que los factores dietéticos pueden desempeñar un papel importante en la salud en general”, dijo Bo Xu, señaló el autor principal.

Aunque aún se desconocen las razones y los mecanismos precisos que explicarían estos hallazgos preliminares, los resultados son contundentes, pero los científicos concuerdan en que es necesario realizar más investigaciones para poder confirmarlos.

“Si a alguien le gusta la comida picante, yo le diría que continúe comiéndola. Y para quienes han evitado el chile por el hecho de que no les gusta el sabor picante, espero que estos datos sean un incentivo potencial para que lo prueben”, comentó Xu.