Luis Alberto Meneses Weyll,  principal funcionario de Odebrecht quien confesó a la justicia brasileña haber entregado 10.5 millones de dólares a Emilio Lozoya Austin, ahora desmiente las versiones que el ex director de Pemex  está ofreciendo a la justicia mexicana en su intento por obtener un trato preferencial.

Ni hubo dinero por parte de Odebrecht para la campaña de Enrique Peña Nieto ni hubo sobornos para que los legisladores aprobaran la reforma energética, ni hubo pagos para obtener contratos para una planta de etano en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, aseguró Meneses Weyll a través de su abogado, Carlos Kauffmann, según información del diario El Universal.

“El único que sabe lo que hizo con el dinero es el propio Lozoya Austin (...) está tratando de adjudicarle pagos ajenos a Odebrecht, pagos que no son de Odebrecht (...) Si alguien está intentando colocar en Meneses Weyll o en Odebrecht pagos que no se realizaron, eso nosotros no lo vamos a admitir”, dijo el abogado Kauffmann en la primera entrevista que concede a la prensa mexicana.

Kauffmann negó que Meneses Weyll haya dado dinero expresamente para financiar la campaña peñista. Según el abogado, no se realizaron más pagos que los reportados previamente por el exjefe de Odebrecht en México: “Luis [Meneses] Weyll asumió toda la responsabilidad de todos los pagos que hizo y comprobó todos los pagos con documentos, pero él no se responsabilizará de lo que no hizo”, dijo a Quinto Elemento Lab a través de una videoconferencia desde Brasil.

Luego de ser extraditado a México en julio pasado, Lozoya Austin solicitó a la Fiscalía General de la República (FGR) la posibilidad de actuar como un “testigo colaborador” para aportar información esencial sobre la trama de corrupción. Con ese criterio de oportunidad, espera ofrecer sus confesiones a cambio de que las autoridades no ejerzan una acción penal en su contra.

En su denuncia de 63 páginas presentada ante la FGR, Lozoya Austin señala supuestos sobornos de Odebrecht a legisladores, aportaciones a la campaña de Peña Nieto, y menciona el involucramiento de funcionarios de los gobiernos de Calderón y de Peña. Esas acusaciones son calificadas como falsedades por parte de la defensa legal de Meneses Weyll.