El ayuntamiento de San Antonio Cañada se niega a reinstalar en el cargo a la regidora Amada Borbolla Antonio y pagarle 144 mil pesos por sueldos retenidos desde junio de 2019.

El gobierno municipal encabezado por el alcalde Bernardino Aquino Belendez (del PRD) impugnó en el TEPJF la sentencia que le ordenó restituir a la agraviada y cubrir el adeudo.

Con su recurso demanda al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocar dicha sentencia y dejar firme la destitución.

El juicio electoral del ayuntamiento es el SCM-JE-53/2020 y fue admitido el fin de semana por la sala regional Ciudad de México.

Con este busca revertir la sentencia dictada por el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) el pasado 2 de octubre.

En su resolución el tribunal local ordenó el pago de los sueldos retenidos y la reinstalación de la regidora tras acreditar que fue removida de forma injusta y no contaba con un lugar de trabajo.

Se consideró que el bloqueo para ejercer la regiduría, la remoción y el adeudo de salarios violentaron los derechos políticos y eran actos de violencia política, así que se ordenó reparar el daño en un plazo de diez días, determinación que el ayuntamiento se niega a acatar.

Regidora pide invalidar sesiones virtuales

Por su parte la regidora panista de Puebla capital, Luz del Carmen Rosillo Martínez, recurrió al TEPJF para exigir que invalide algunas sesiones virtuales del Cabildo por considerarlas ilegales.

Para ello interpuso el juicio SUP-JDC-10050/2020 en la Sala Superior, con el cual exige revocar un fallo del TEEP donde se le negó su demanda.

El tribunal local se declaró incompetente para resolver sobre las sesiones del Cabildo por no ser de índole electoral ni representar una afectación a los derechos políticos.