Al calificar a los pequeños comerciantes y changarros como una de las principales víctimas de la pandemia, el Diputado Federal por el Distrito 12 de Puebla, Fernando Manzanilla Prieto, se pronunció por emprender medidas urgentes para apoyarlos a que vuelvan a abrir y ayudar a los que siguen activos para que logren sobrevivir, ya que no sólo afecta a los dueños de los establecimientos, sino también a los empleados que ahí laboran, los cuales representan una tercera parte de la población ocupada en actividades no agrícolas del país.

“Tenemos que encontrar la manera de apoyar a estos pequeños negocios y changarros o, de lo contrario, seguiremos viendo negocios cerrados y el crecimiento en los niveles de desempleo, pobreza e inseguridad. No olvidemos que la mayoría de estos establecimientos suele contratar a uno o dos empleados”, recalcó.

Dijo que en los recorridos que ha realizado por las colonias de la capital poblana ha visto por todas partes, locales cerrados con letreros de se renta o se traspasa, derivado de la falta de ventas, la carga de las rentas, los plazos fatales que suelen fijar los proveedores y la inseguridad.

Enfatizó que si ciertamente al inicio de la pandemia algunos gobiernos estatales dieron apoyos de 15 o 20 mil pesos para que estos pequeños negocios aguantaran un par de meses, luego muchos tuvieron que recurrir al crédito o a algún tipo de financiamiento para resistir, pero la situación de emergencia se ha prolongado a tal punto que cada vez son más los changarros que no han podido sobrevivir.

El diputado federal mencionó que, tan solo en el sector formal, hay alrededor de un millón 200 mil establecimientos de este tipo en todo el país y se estima que, por la pandemia, a la fecha han cerrado alrededor de medio millón. Tan solo en Puebla, según cifras oficiales, 35% de los negocios micro y pequeños podrían cerrar de manera definitiva.

Manzanilla Prieto mencionó que hace unos días presentó un punto de acuerdo en la Cámara de Diputados, para exhortar a los gobiernos estatales y municipales a diseñar un plan de apoyo para micro negocios. Así mismo pidió que se difiera el pago de algunos impuestos estatales, como por ejemplo el pago del predial y el agua. Y finalmente que se impulse la creación de nuevos esquemas de apoyo crediticio para el pago de electricidad y a proveedores.

“La idea es aprovechar que ya se acerca el pago de licencias de funcionamiento y crear diversos esquemas que permitan aminorar la carga que este pago representa para el pequeño comercio”, concluyó.